domingo, 24 de marzo de 2019

Qué ver: La maldición de Hill House


¿Todos los fantasmas son malos como nos ha enseñado el cine y las novelas góticas, o los hay también buenos o que simplemente están ahí? Esta es mi reflexión del día.


Sinopsis:

20 años después de vivir una tragedia familiar en la casa donde se criaron, los hermanos Crain deciden que ha llegado el momento de enfrentarse al pasado. Al haberse aflojado los lazos familiares, la manera de afrontar sus traumas resulta diferente. Mientras algunos de ellos creen que lo mejor es volver a la casa (encantada) que tanto los traumatizó de pequeños, otros deciden ser más prácticos y atribuir las visiones paranormales a problemas psicológicos hereditarios.
La historia se divide en dos líneas argumentales. Una es el presente, cuando los hermanos son adultos, y la otra corresponde al pasado, cuando todavía son pequeños y viven en la mansión con sus padres. Los cinco primeros capítulos relatan la vida de los cinco hermanos, centrándose cada capítulo en cada uno de ellos por orden de edad. Se van alternando las dos líneas temporales, de manera que se llega a conocerles mejor y entender ciertos patrones de su conducta. Para mí, hay una diferencia muy grande entre los dos mayores, que no me han caído especialmente bien, y los tres pequeños, adorables a más no poder. Pero ya hablaré de mi opinión personal más adelante.
Durante estos cinco capítulos se da a entender que una noche se desencadenó un suceso que hizo huir de la mansión al padre con los cinco hijos y que “algo” (no se sabe qué) le ocurrió a la madre. Este es uno de los misterios de la serie. ¿Qué ocurrió aquella noche? Y ¿qué oculta el padre en la actualidad? (nota adicional: el actor que interpreta a Hugh Crain (el padre) de joven, es Henry Thomas, o más conocido como Elliot, el mejor amigo terrícola de E.T.)


Los cinco últimos capítulos no se centran en ningún personaje en concreto, sino que se explica cómo los hermanos van solucionando sus traumas en el presente y se intercalan algunos flashbacks del pasado.

Opinión personal

Las historias de fantasmas y de terror no me gustan en general. No porque no me guste el género, sino porque hay un porcentaje muy alto de que resulten un tanto cutres y más que miedo den “penita”. Y que conste que soy la primera en ir al Festival de cine de terror y fantástico de Sitges cada año. Pero es diferente, porque esto es más tipo evento y una manera de pasar el día. Pero para ver películas en mi casa como Annabelle o todos los exorcismos de última generación, prefiero dedicar mi tiempo a otra cosa. Pero siempre hay excepciones, claro, y The Haunting of Hill House es una de ellas. Junto con Heridas abiertas, fue la mejor serie que vi en 2018.
Más que una historia de terror y de fantasmas es una historia familiar con personajes muy elaborados, de los que me gustan a mí. A los que no os gusten las historias de terror por miedo y no por ser cutres como en mi caso, no os voy a engañar, aparecen fantasmas y hay escenas muy tensas (pocas, pero las hay). Y si decidís verla, no os pongáis ni el primer capítulo ni el quinto de noche ni estando solos. Pero aun así os recomiendo que no os perdáis esta maravillosa historia.


Lo que quiero aclarar es que esta serie es más que una historia de fantasmas. Hay mucho más trasfondo que todo eso. Poco a poco te das cuenta de que los fantasmas son lo de menos, lo importante es la relación entre hermanos, y en algún momento incluso el terror se va desvaneciendo y la visión global da paso a un sentimiento mucho más entrañable. Conozco a una persona que incluso lloró con el final. A mí, la verdad, tampoco me dio por llorar, pero sí tuve mi momento de ternura, sensibilidad, de sentir mucha pena en una escena del cuarto capítulo, el dedicado al cuarto hermano, Luke Crain (junto con la hermana mediana Theo, mi personaje preferido). Hasta aquí puedo dar detalles sin acabar destripando la historia.



Quizás, el punto fuerte de la serie es la gran demostración de unión familiar. Unos pobres niños indefensos que arrastran sus traumas hasta la edad adulta.

Libro



La serie es una adaptación del libro de Shirley Jackson. Se publicó en 1959 y fue finalista del premio Nacional del libro. Lo busqué con la esperanza de que la serie y la novela fueran prácticamente iguales, pero al leer la sinopsis vi que en común sólo tenían la mansión encantada y el nombre de algunos personajes (Theo, Luke y Eleanor (¿¿Nell??). Además, en el libro ni siquiera son hermanos. Así que de momento he decidido quedarme con la versión de Netflix.

Cine

Después de ver la serie y decidir no leer la novela recordé que hace mucho tiempo vi una película de Catherine Zeta-Jones que no me gustó especialmente sobre una casa encantada que además se llamaba The Haunting. La busqué porque no recordaba mucho y efectivamente, es otra adaptación más de la novela. También aparece un personaje que se llama Theo (que es Catherine Zeta-Jones), un Luke (Owen Wilson) y otro que se llama Nell (Lili Taylor), pero por el recuerdo malo que tengo, por su puntuación en IMDB (4,9) y por las malas críticas que aparecen nada más buscarla en Google, no pienso volver a verla.

Resumiendo, La maldición de Hill House es una de las mejores historias de terror que he visto en la pantalla, serie o televisión.  Merece la pena verla por la manera en la que las tramas se van hilvanando y todos los cabos sueltos se van atando. Y sobre todo, por la profundidad de los personajes.





viernes, 22 de marzo de 2019

Reseña: Una educación


Existe una frase bastante extendida que dice: querer es poder. Siempre me han gustado estas palabras juntas, porque creo que hay en ellas el 100% de verdad. Normalmente, cuando alguien desea conseguir un éxito fuera de lo convencional o socialmente aceptado como “corriente” o “asequible” lo primero que hace es ponerse límites: es muy difícil, no tengo tiempo, etc. etc…una larga lista de excusas negativas que consiguen erradicar la ilusión.
Pero yo creo que cuando ambicionas algo te esfuerzas. Es como cuando quieres quedar con alguien, pero no dejas de poner excusas. Si realmente quieres ver a esa persona, sacas tiempo. También creo que la constancia y el trabajo están por encima de la suerte. No hablo de llegar a ser jugador de la NBA ni el cantante más famoso y más guapo. Hablo de que el trabajo y el esfuerzo siempre tienen una recompensa.
Una educación es la prueba de lo que acabo de reflexionar. Es el mejor libro que he leído en lo que va de año, y sé que cuando en diciembre haga balance, esta novela va estar entre las mejores. La escritora, Tara Westover, me ha generado tanta curiosidad y admiración que me gustaría pasar un rato con ella y preguntarle de dónde ha sacado tanta fortaleza.

Una educación
Autor: Tara Westover
Editorial: LUMEN
Páginas: 472
Precio:20,80 eur.



Una educación es la primera y única novela de Tara Westover. Para quien no la conozca (yo la he descubierto hace muy poquito), nació en Idaho en 1986, es la menor de siete hermanos, y su familia es mormona. Explicar el argumento de la novela es narrar su propia vida, porque el libro corresponde a sus vivencias.
Tara vivió su infancia ajena a toda realidad. Sus padres no creían en la educación pública ni en una sanidad que no fuera puramente natural y creada por ellos (remedios caseros de toda la vida). Esto significa que Tara no fue al colegio ni pisó un hospital hasta que de adulta (unos diecisiete años) lo hizo por voluntad propia y en contra de los deseos de su estricto padre.



Sus padres le dieron clases en casa, pero claro, a su manera. Tara no supo lo que era el Holocausto hasta los diecisiete o dieciocho años.
Su madre ejercía de comadrona del pueblo (la mayoría mormones). Su padre así lo impuso en la familia, ya que estaba convencido de que el fin del mundo estaba a punto de llegar, que los pecadores morirían y quedarían los puros. Ante esta idea apocalíptica y creyendo en el fin de la sociedad tal y como la ideamos, encontraba cierta practicidad en que su mujer (la madre de Tara) despuntase como comadrona. ¿Quién iba a ayudar a sus hijas y sus nueras a dar a luz cuando el mundo volviera a su estado más primario?
Una de las cosas que más me ha gustado de la forma de narrar de la autora es que en ningún momento realiza crítica alguna. Imagino que nadie va a escribir “mi padre está pirado y mi madre se ha contagiado de tanta estupidez”. Aunque tampoco me puedo imaginar a mí misma sacando los trapos sucios de mi familia por muy escabrosos que fueran. Este pensamiento ya lo tuve cuando leí a Delphine De Vigan en Nada se opone a la noche y Días sin hambre, donde su madre no es descrita de una forma precisamente positiva. ¿Será un ejercicio psicológico sacar al mundo tus traumas más destructores?
Volviendo a Una educación, todas las anécdotas que he mencionado respecto al Holocausto y el trabajo de comadrona se explican en la primera parte de libro. Al principio tenía la sensación de estar leyendo una historia ambientada en pleno siglo XIX. Tenía que pararme a pensar: esta chica nació el mismo año que tu hermano. Y entonces me sorprendía pensar que cuando nosotros empezábamos a salir a discotecas ella probaba por primera vez la Coca-Cola sin dejar de sentirse culpable porque su padre afirmaba que las chicas que beben Coca-Cola o llevan falda por encima de los tobillos eran impuras.
No hace falta aclarar que la familia de Tara es profundamente machista. Al menos su padre y su hermano mayor. El resto de hermanos se limita a sobrevivir, como ella. La violencia física por parte de los dos hombres nombrados aparece en varios capítulos del libro.
En la segunda mitad de la novela Tara se da cuenta de su afán por saber y aprender. No quiere trabajar para su padre como el resto de hermanos y cuñadas. Y es aquí cuando tendrá que elegir entre su familia y Una educación. No es una decisión inmediata, sino gradual. Intenta mantener las dos cosas, pero poco a poco advierte que nunca serán compatibles. Es curioso como las personas más cerradas de mente llevan los actos a los extremos sin entender que no todo el mundo quiere lo mismo ni que lo mismo es lo mejor para todos.
Y lo admirable aparece cuando, una chica de diecisiete años que no ha pisado un colegio en toda su vida y que está en desventaja respecto a los compañeros,  se vuelve tan tenaz que sus ánimos de aprender la llevan a esforzarse de una forma casi inhumana y conseguir becas para las mejores universidades. No voy a explicar qué tipos de sacrificios ni qué penurias pasó, porque hay que descubrirlo leyéndolo. Pero diré que, en Los Estados Unidos, la privatización manda, y es muy difícil salir adelante sin dinero o con unos padres que te ponen palos en las ruedas. Hoy, Tara es doctorada por la Universidad de Cambridge.
Sin conocerla, siento admiración, porque es difícil encontrar a alguien con esta fuerza de voluntad.
Otra cosa que he admirado de ella es su escasa participación en las redes sociales. Cuando un autor llama mi atención siempre lo busco en Facebook o Instagram (de Twitter me he marchado porque tengo la sensación que todo el mundo se discute). Siempre encuentro algo de sus vidas, por pequeño que sea. Pero de Tara no he encontrado nada. Es como si su sensatez la hiciera alejarse de todo este paripé que son las redes sociales y su interés fuera puramente intelectual.

Mi valoración en Goodreads:5/5 estrellas

domingo, 17 de marzo de 2019

Sobre literatura: Rupi Kaur


No necesito esa clase de amor
Que me desgasta
Quiero a alguien
Que me de energía

No suelo leer poesía. De hecho, nunca he intentado escribirla porque no sabría ni por dónde empezar. Así que como veis, mi relación con este género es bastante distante. Pero cuando empecé a leer reseñas sobre los libros de Rupi Kaur, sentí muchísima curiosidad por lo bien valorada que estaba su obra. Es cierto que a veces la explosión mediática provoca dudas sobre la calidad del libro, pero como siempre, según quién realice la reseña, puedes imaginar qué opinión te causará a ti.
Primero leí El sol y sus flores, y después Otras maneras de usar la boca (en inglés Honey and Milk, a saber, por qué la traducción). Ambos libros tienen una extensión de aproximadamente 200 páginas, y dado que además contienen ilustraciones de la autora y los poemas no son precisamente largos, la lectura de cada libro no ocupa más que una tarde. 
Yo prefiero que los libros sean más extensos, pero en este caso podría decir que la autora ha concentrado una gran intensidad en pocas páginas. Y el resultado ha sido enternecedor. De hecho, si me preguntasen si estos libros deberían ser lectura obligatoria en los institutos diría ¡Sí, sí, y sí! Especialmente El sol y sus flores, el cual para mí es el mejor de los dos, o al menos, el que contiene mayor trasfondo por la profundidad en las palabras y los temas que aborda.



El sol y sus flores me ha parecido un libro conmovedor, incluso suscita una gran empatía. Cada poema es tan íntimo que el libro te absorbe. Ni siquiera diría que es un libro inteligente, diría que es un libro sabio.
Está estructurado en cinco partes: Marchitarse, caer, arraigar, levantarse y florecer.
En cada una de ellas se tratan temas de índole personal, como el duelo, las rupturas, el avanzar, la inmigración.

aprendí que a pesar de que el mundo pueda quitarte todo
aunque el mundo pueda despojarte del amor
eso no significa que tú no seas capaz de amar de nuevo
significa que serás capaz de amar aún más
aprendí que no soy una fuerza destructiva a pesar de que muchas veces me destruyeron
aprendí que soy capaz de dar todo
que soy capaz de perder todo
y aun así ganar

No voy a explicar mucho más sobre el libro. Creo que es mejor dejar que cada uno de los poemas sorprenda.

La autora


Rupi Kaur, nació en  Punjab en 1992. Actualmente vive en Canadá y estudió en la Universidad de Waterloo. En 2014 publicó Milk and Honey y en 2017 The sun and his flowers.

Voy a despedirme con un poema brevísimo que me generó muchos sentimientos:

Si no soy el amor de tu vida
Seré en cambio tu pérdida más grande

Mi valoración en Goodreads:
·        Otras maneras de usar la boca (Honey and Milk): 4/5 estrellas

·        El sol y sus flores (The sun and his flowers):5/5 estrellas


Ficha técnica



Título: El sol y sus flores
Autora: Rupi Kaur
Nº de páginas:256
Editorial: SEIX BARRAL
Encuadernación: Tapa blanda
ISBN: 9788432234057
Precio:14,90 eur.


Ficha técnica
Título: Otras maneras de usar la boca
Autora: Rupi Kaur
Nº de páginas:216
Editorial: SEIX BARRAL
Encuadernación: Tapa blanda
ISBN: 9788432234057
Precio:14,90 eur.

miércoles, 24 de octubre de 2018

Reseña: El Terror



El Terror
Autor: Dan Simmons
Editorial: Rocaeditorial
Páginas: 758

Sinopsis
(Esta es la sinopsis que aparece en la contraportada del libro. Me ha parecido un resumen tan perfecto, que no he querido cambiarlo).

En 1847, dos barcos de la Armada británica, el HMS Erebus y el HMS Terror, que navegaban bajo el mando de sir John Franklin, están atrapados en el hielo del Ártico. En su anhelada busca del paso del Noroeste, parecen haber fracasado. Sin poder hacer nada por continuar su marcha y completar su expedición, rodeados del frío polar y de inminentes peligros, sólo pueden esperar a que llegue el deshielo que les permita escapar. Poco a poco, los días van pasando y las condiciones de supervivencia se vuelven más extremas; temperaturas que superan los cincuenta grados bajo cero, provisiones de comida escasas, el deterioro de los barcos o la llegada de enfermedades van mellando la esperanza de la tripulación. Por si fuera poco, la extraña presencia de una criatura bestial y misteriosa hace que los hombres crean que se enfrentan no sólo a las condiciones naturales más adversas, sino también a fuerzas sobrenaturales que superan, por momentos, sus creencias y su razón. Con el tiempo y la llegada de las primeras muertes, fantasmas como el de la rebelión, el motín o el canibalismo hacen su entrada en escena, en un panorama desolador.



Opinión personal

Nunca pensé que acabaría leyendo novelas de miedo, porque precisamente nunca ha sido “mi género”. Incluso en el cine, a menos que tenga la certeza de que una película en concreto me va a gustar, suelo saltármelo. Pero hace unos meses leí Jurassic Park (ya hablé de sus grandes diferencias con la película) y después leí Carrie, y descubrí que hay novelas de terror que sí me gustan. Así que este género es el segundo que he descubierto este verano, después de la novela negra.
Lo mejor de descubrir un género: es una puerta nueva que se abre.
Lo peor de descubrir un género: la lista de novelas pendientes se multiplica.


Hace tiempo que tengo Hyperion en mi lista de lecturas pendientes, aunque en realidad, pertenece a la ciencia ficción, y la ciencia ficción siempre me ha gustado en casi todas sus variantes, especialmente las distopías. Lo que quiero decir es que Dan Simmons ya existía por ahí, en algún lugar de mi estantería. Pero entonces descubrí El Terror, y como me gustan las expediciones y los barcos y el libro tenía muy buena crítica, de repente sentí unas ganas exageradas de leerlo. Hyperion tendrá que esperar.
Este 2018 estoy muy contenta con las lecturas, porque creo que me estoy llevando auténticas maravillas de la literatura. No sé si voy aprendiendo a seleccionar o sólo es suerte, pero este verano he leído tantas grandes novelas, que de repente me siento muy optimista con la literatura que aún me queda por descubrir.  
Cuando empecé a leer El Terror me lo tomé con calma, tiene casi 800 páginas y los márgenes pequeños. Además, su vocabulario es de los que exigen paciencia. Muchísima explicación técnica sobre barcos y tripulación, Dan Simmons es de los que describen y describen y siguen describiendo.
De hecho, una noche que estaba leyendo y quería irme a dormir en breve, leía un capítulo en el que uno de los personajes estaba a punto de morir.  Así que pensé, leo un poco más hasta que muera. Y seguí leyendo, y leyendo y leyendo, y no moría, pero el momento mantenía la tensión, ni se volvía aburrido ni largo. Me pareció una genialidad por parte de Dan Simmons alargar tanto ese momento sin perder el interés. Leí 20 páginas más y el personaje seguía sin morir.


Pero a mí todo esto, aunque explicado así pueda parecer una crítica, no me molesta si la novela me gusta. Y, a decir verdad, El Terror me ha gustado muchísimo. Es de las novelas que más me han gustado este año. Ahora están de moda los libros ágiles que entretienen, pero no van más allá, que venden y venden pero que sus personajes son planos. No critico estos libros, pero a mí me gusta que una novela me genere desconcierto, y no me importa que tenga 800 o 1.000 páginas. Prefiero personajes difíciles, como los que comentaba de Heridas abiertas la semana pasada, o como los que aparecen en esta novela de Dan Simmons. De hecho, ese capítulo tan largo que acabo de comentar, en la que no diré si el personaje muere o no, me pareció de los mejores del libro.  Y para aclarar lo mucho que me gustó, al terminar la novela no leí nada durante dos días, porque sabía que no iba a centrarme en la nueva historia.
Para mí ha sido una gran novela, por los personajes, la ambientación, la genial descripción de soledad y miedo en el Ártico, de la explicación de cómo la mente humana va desvariando con el paso de los meses, de cómo en un grupo cerrado de personas el comportamiento social se dirige hacia un lado u otro. Me encariñé con, al menos, cuatro personajes. Entre ellos Blanky, el personaje que no moría en más de 20 páginas. Aunque mi preferido fue Goodsir, por si alguien decide leer la novela, que lo sepa.
De todos modos, si tuviera que recomendar este libro no sabría qué decir. Es una novela de terror, con muchos capítulos salvajes y sangrientos, además densa y extensa, y entiendo que a no todo el mundo le guste. Por eso no voy a decir que la recomiendo, pero sí que, a mí, personalmente, me ha encantado y me ha parecido espectacular.

Curiosidades:

1. Esta novela está basada en un hecho real, en la expedición de John Franklin que fue vista por última vez en verano de 1845. No encontraron los barcos hasta tiempo después, y con ellos los cadáveres de algunos tripulantes.
Os dejo un enlace de National Geographic sobre la expedición perdida de John Franklin. Me ha parecido interesante para conocer la historia un poco más allá de la novela.

2. Iker Jiménez tiene un especial sobre la historia en su programa Cuarto Milenio. Sólo he leído en foros que existe, pero lo he buscado y no lo he encontrado.

3. También existe una serie, de AMC. Todavía no la he visto, pero en breve creo que la empezaré. Aparecen varios actores de la serie Roma, la cual si no habéis visto SI la recomiendo (una de mis series preferidas de todos los tiempos).


Sé que es un libro un tanto especial, porque como he dicho, cuando la violencia aparece, lo hace en todo su esplendor, y esas 800 páginas pueden echar para atrás a más de uno, pero desde mi punto de vista, quien tenga ganas de leer algo que le haga pensar en la mentalidad humana y sus límites, este libro merece mucho la pena. Es una maravilla, en serio.

miércoles, 17 de octubre de 2018

Reseña: Heridas abiertas



Heridas abiertas (Sharp Objects)
Autor: Gillian Flynn
Editorial: LITERATURA RANDOM HOUSE
Páginas: 312

Como ya dije el otro día, este verano he leído algunas novelas que me han parecido impresionantes. En realidad, con esta reseña me estoy saltando el orden de las lecturas, pero es que tenía muchísimas ganas de escribir sobre este libro. MUCHÍSIMAS.
También expliqué que había descubierto géneros nuevos. Uno de ellos es la novela negra. Con Heridas abiertas, me va a resultar muy difícil no emocionarme demasiado y acabar explicando más de la cuenta. Intentaré contenerme, pero va a ser difícil.



Sinopsis

La periodista Camille Preaker llega a su pueblo natal Wind Gap, situado al sur de Misuri, para cubrir la noticia de una serie de asesinatos ocurridos recientemente. El periódico para el que trabaja en Chicago considera que ella es la persona adecuada para redactar el artículo, ya que Wind Gap es el pueblo en el que creció.
Pero Camille no mantiene buena relación con su madre, una mujer fría y manipuladora, proclive al victimismo. Esto provoca que el hogar de Camille le resulte poco acogedor.
Tras los asesinatos, Camille sospecha de la existencia de un asesino en serie.


 Opinión personal

No sé si considerarla la mejor lectura del año, porque ya sabéis lo mucho que me gustó Muerte con pingüino, pero si no la coloco en el primer lugar, lo haré en el segundo.  Lo decidiré cuando realice el top5 del año.
¡Qué novela! ¡Qué novela!
No sólo me ha fascinado el argumento, también la construcción de los personajes, que me han parecido sumamente complejos y perturbados. No podía parar de leer. No sé si mientras leía sentía más intriga por la trama o más admiración hacia la escritora, por haber creado esta historia tan íntima, psicológica y emocionalmente desequilibrada dentro de un contexto tan violento como la amenaza de un asesino en serie. No sé cómo se puede plasmar una descripción tan profunda de un personaje ficticio, llegar hasta el interior de su esencia y de sus miedos, pero Gillian Flyn lo ha conseguido.
Hacía muchísimo tiempo que un personaje no me emocionaba tanto como Camille, la protagonista de la novela. Su diseño me ha parecido perfecto, impecable, lleno de emociones y traumas.


Hasta hace poco, creía que la novela negra carecía de buenos personajes, que todos resultaban demasiado superficiales. Buscaba algo como True detective, Fargo o Seven. Grandes personajes en un ambiente criminal. Pero no lo encontraba. La saga Millenium me gustó, pero al final se volvió muy peliculita fantasiosa. Empecé a leer La princesa de hielo y lo abandoné. Una de las características que odio de una historia es que, a pesar de que el protagonista esté atravesando un mal momento personal, todavía le queden ganas al lector (espectador si hablamos de cine) de parecerse a él/ella por lo divino/a que es. Y esto es lo que encontré en La princesa de hielo: una protagonista muy guay, a pesar de que sus padres habían fallecido un mes antes y su mejor amiga había aparecido asesinada. Y ya de paso, lo mismo ocurre en Titanic (Kate Winslet mola demasiado con sus vestidos para estar a punto de ahogarse, y no me gusta. Por no hablar de que tiene a Di Caprio locamente enamorado a pesar de que solo se conocen de un ratito). Ser tan maravilloso/a cuando la vida te golpea, no es realista, y no consigo empatizar con estos personajes. Todo lo contrario que con Camille. Lo que quiero decir es que por novelas como Millenium y La princesa de hielo estigmaticé la novela negra. Aunque no perdía la esperanza de encontrar el equivalente literario a True detective o Fargo. A principios de año leí Extraños en un tren, y descubrí que en este género se pueden crear buenos personajes. Así me di cuenta de que lo que realmente me gustaba de los thrillers o la novela negra es que resultase psicológica, que me generase cierto agotamiento mental. Así que Extraños en un tren me creó ilusiones. Finalmente descubrí a Gillian Flyn.


Heridas abiertas contiene bastantes recuerdos de la protagonista sobre su pasado, y esto provoca conocerla al detalle y perdonar ciertos aspectos de su conducta. Además, también contiene bastantes referencias de cómo la vida en los pueblos sigue un curso diferente a la ciudad, respecto al carácter provinciano, las envidias y las libertades. Los habitantes de Wind Wap, pese a encontrarse en el medio oeste, se sienten orgullosos de pertenecer al sur profundo y de sus banderas confederadas.
Wind Wap parece un personaje más de la novela. Es muy fácil hacerse una idea de ese pueblo agrícola, repleto de granjas de cerdos a las afueras, y mansiones bonitas habitadas por personas elitistas en el centro.


A pesar de que la trama gira en torno al asesinato de dos niñas, los problemas familiares y las relaciones personales tienen bastante peso.
Os dejo un par de frases que me gustaron mucho:
“El problema empezó mucho antes, por supuesto. Los problemas siempre empiezan mucho antes de que empieces a verlos”.
“Todo el mundo tiene su propia versión de un recuerdo”.

HBO


Esta novela tiene una serie propia, con el mismo nombre. La vi nada más terminar el libro, así que tuve una dosis muy grande de Heridas abiertas.
La serie es exageradamente fiel al libro, y también la recomiendo, porque además de estar interpretada por grandes actores, la fotografía es perfecta, muy visual.

Amy Adams interpreta a Camille. ¿Podría haber una actriz mejor para el papel? Amy Adams me ha parecido siempre más que maravillosa, pero es que en esta serie se supera a sí misma. 

El resto de reparto femenino lo completa Patricia Clarkson y Eliza Scalen, como la madre y hermana de Camille respectivamente. Como masculino, tenemos a Chris Messina, interpretando al detective Richard Willis. Me ha costado reconocer a este actor, porque solo recordaba su papel de Doug (ese ejecutivo aburrido y sin un ápice de pasión de Nueva York) en Vicky Christina Barcelona. Y claro, ahora, tan guapo, formal y sensato, inteligente…tan de todo…aunque un tanto pasmado ante tanta fémina trastornada (en la foto de abajo ya se le ve un poco desubicado)…pues me costó reconocerlo. 


Y otro dato curioso: Patricia Clarkson también aparece en Vicky Christina Barcelona.

Y ahora voy a hablar de Eliza Scalen. ¡Qué actriz! Y solo tiene 19 años.  No ha hecho muchas apariciones en la pantalla, pero es tan maravillosa que sólo ha recibido elogios por su interpretación. No sé cómo alguien tan joven puede poseer tanto talento. Y es que el personaje de Amma no me parece nada fácil de interpretar. Además, como dato adicional, Eliza Scalen es australiana y la adopción del acento sureño de Misuri ha sido espectacular.


Os dejo una crítica sobre el descubrimiento de esta gran actriz, para que veáis que no sólo es mi percepción, sino que ha sido una gran revelación:
Para resumir, a quien le guste la novela negra va a disfrutar mucho de esta historia. Y creo que no me equivoco. Y a quien no le apetezca leer el libro, la serie merece mucho la pena.
No puedo explicar el porqué del título, porque estaría destripando un suceso importante de la historia.
Ahora tengo pendiente leer de esta autora Perdida. Sé que existe una película, y por lo que he oído y/o leído, no es gran cosa, y sin embargo la novela es mejor que Heridas abiertas. Lo que ocurre es que yo me he encariñado demasiado con Camille. No imagino que Perdida pueda gustarme más todavía.

martes, 9 de octubre de 2018

Lecturas de verano - Parte I



Hola a todos, ¿qué tal estáis después del verano?
He tardado bastante en reincorporarme al blog, pero ahora espero poder mantenerme durante un tiempo.

Este verano no he escrito prácticamente nada, pero sí he leído muchísimo. No todo ha sido bueno, evidentemente, aunque sí he descubiertos autores que se van a quedar en mi biblioteca, como Gillian Flyn o Dan Simmons. También he descubierto que innovar en cuanto a géneros literarios a veces sale bien y a veces francamente mal. Ya explicaré más adelante.
De todo lo leído, he realizado selecciones. Las mejores novelas me las reservo para reseñas exclusivas del libro, y el resto lo he agrupado en dos entradas:
  • Lecturas de verano – Parte I 
  • Lecturas de verano – Parte II


 Mujeres que compran flores
Autor: Vanessa Montfort
Editorial: Plaza & janes
Páginas: 448 págs.


Aunque no le haya dedicado una reseña propia, esta novela ha conseguido sorprenderme mucho. No es que no me haya gustado, pero tampoco puedo compararla con otras lecturas impresionantes.
Sé que me sorprendió porque esperaba algo mucho más banal, algo meramente entretenido para pasar el rato, y me encontré con unos personajes que evolucionan y una historia bonita.
El argumento gira en torno a Marina, que después de enviudar, se da cuenta de que siempre fue una mujer muy dependiente de su marido. Ahora no sabe muy bien cómo continuar su vida, ya que sufre “el síndrome del copiloto”, como lo llaman en el libro.
Un día Marina busca trabajo en una floristería de un bohemio barrio de Madrid, y conoce a Olivia, la dueña del local. Y aquí empieza la historia. Olivia, una vez superados sus traumas del pasado, actúa de mentora de Marina para enseñarle a evolucionar. Puede sonar muy Karate Kid aplicado a la psicología femenina y con flores por ahí rondando, pero NO. Olivia y Marina forman un grupo de terapia con cuatro mujeres más, Gala, Victoria, Aurora y Casandra. Cada una vive una situación diferente. Negarse a envejecer, asumir toda la responsabilidad de casa sin la ayuda del marido: hijos, hogar, presión laboral, demasiada dedicación a crecer profesionalmente y olvidarse del terreno personal, inhibición sexual. Como veis, hay problemas para todo.
Y aunque al principio pensé que los personajes estarían estereotipados, pronto descubrí que no era así. El final me emocionó mucho, como he dicho, me sorprendió, y eso le suma puntos.
Un tema para reflexionar son las parejas tóxicas que acaban siendo un lastre. Esas parejas con las que llevas años y te hacen sentir egoístamente que te necesitan.
En resumen, es un libro muy bonito, que engancha y se lee muy rápido. No tiene partes pesadas y sí un final de esos que atan todos los cabos sueltos.
Es un libro que recomiendo.

 Matar un reino
Autor: Alexandra Christo
Editorial: OCEANO
Páginas: 416 págs.



Antes del verano empecé a ver en Netflix una serie que trataba de una sirena asesina (Sirena). La verdad es que no me gustó mucho, y aun así tardé tres capítulos en abandonarla. Está ambientada en un pueblo costero de Los Estados Unidos, una especie de Springfield de Los Simpson. El tema es que la historia no me parecía una mala idea. Otra cosa es que no me gustase ese aire de serie B. Así que me quedé con una espina clavada. Al poco tiempo me enteré de que habían publicado Matar un reino, que es una adaptación del cuento de La sirenita de Hans Christian Andersen. Y digo que es una adaptación porque La Sirenita de esta novela es una asesina de príncipes, y El Príncipe, además de príncipe, también es un pirata y un asesino de Sirenas. Qué lío, ¿no? Es decir, la novela es una mezcla de la serie de Netflix que no me gustó, Piratas del Caribe y La Sirenita de toda la vida. Hasta es pelirroja, como Ariel.
La novela, para el género juvenil, es correcta. Engancha, aunque sigue más el hilo argumental de una película que de una novela.
Lo malo: como he dicho, es una novela juvenil, por lo que está escrita de una manera demasiado simple. Los personajes viven esa etapa de rebeldía adolescente, que claro…me queda bastante lejos.
Me parece bien que existan estas novelas y que los adolescentes tengan un abanico tan grande para elegir. Cuando yo iba al instituto este género no estaba tan explotado, y sólo existían los clásicos de siempre. Aunque también es verdad que ya por entonces mi novela preferida era Doña Perfecta, así que tampoco sé si me hubiera decantado por este tipo de lectura. De todos modos, estas lecturas fomentan el interés juvenil, y por eso las veo bien.
Reconozco que la historia es ágil y entretiene mucho. Como novela adolescente le doy más que un aprobado, aunque no sea para mí.


Teoría King Kong
Autor: Virginie Despentes
Editorial: Literatura Random House
Páginas: 176 págs




Virginie Despentes es una mujer con una vida peculiar. No quiero decir rara ni diferente, porque no me gusta encasillar lo que se considera socialmente corriente. A esta mujer la violaron cuando tenía dieciséis años, después se prostituyó durante un tiempo, y fue crítica de cine porno. Voy a decir que no ha llevado una vida convencional.
Este libro de apenas 200 páginas no es una novela, sino un ensayo, y se considera feminista. He leído otros, como idiotizadas o Morder la manzana, que también se consideran feministas, pero Teoría King Kong es el que más duro me ha parecido. Los otros libros siempre tratan de chicas que rondan los treinta y se quejan de lo acosadas que se sienten en las discotecas, promueven que las mujeres no deben envidiarse ni criticarse cuando los hombres no lo hacen, critican que nos enseñan a gustar a los chicos desde pequeñas cuando a ellos los enseñan a conquistar el mundo. A ver, no quiero banalizar los libros de Raquel Córcoles o Leticia Dolera, pero sí hablan de temas más urbanos. Lo que quiero decir es que la vida de Despentes no se puede comparar a la de la mujer estándar.
Despentes habla en su libro de la violación, de su etapa como prostituta, de las épocas en las que ha llevado el pelo de colores cuando era punk, y de su trabajo como crítica de cine porno. Habla de temas más estigmatizados por la sociedad. Su gran queja social es que cuando a una chica la violan siempre asume algo de culpa (el ejemplo más claro es el de La manada). Ya sea porque iba sola, porque llevaba falda, porque había bebido o porque ayer le dio unos besitos al violador. Se sigue justificando al violador y se sigue buscando ese resquicio de culpa en la mujer. Despentes habla también del después, en como la sociedad te aconseja que te calles, porque ¿quieres que todos hablen de ti como la violada?
También es interesante cuando habla de la prostitución, del tipo de hombres que pensaba atender y lo que realmente encontró.
Me ha parecido una mujer muy dura. Yo en su lugar, estaría en manos de psicólogos. Es un libro que recomiendo, pero no le he dedicado reseña propia porque primero, es tan pequeño que ya he comentado todo sobre él, y después, aún no sé si me apetecía leer una vida tan turbia y alternativa (alternativa en cuanto al punk, el cine porno y la prostitución más que consentida, y que conste que, a mí, cualquier elección personal, me parece bien).


Carrie
Autor: Stephen King 
Editorial: Debolsillo
Páginas: 256 págs



Últimamente me estoy aficionando al género de terror. De hecho, es uno de los géneros literarios que comentaba al principio de la entrada que he descubierto. Más adelante haré reseña de El terror, una novela que terminé la semana pasada y que me encantó.
Carrie es la primera novela que leo de Stephen King. He visto las dos películas que se han hecho, la del 76 y la del 2013. Así que pocas sorpresas me he llevado. El argumento es el mismo, con el mismo tipo de acoso y la misma maldad por parte de los adolescentes. Lo que me ha sorprendido es que en la novela se describe a Carrie un poco más repugnante de lo que se muestra en las películas. Es decir, Chloë Grace Moretz no es físicamente desagradable, pero el personaje de Carrie en el libro roza lo ridículo tanto física como socialmente.
El libro me ha gustado, o quizás más bien me ha entretenido. Se lee muy rápido, aunque como he dicho, no hay sorpresas.
Tenía curiosidad por leer a Stephen King, y la verdad es que he encontrado lo que esperaba. Ni más ni menos. Un escritor cuyo don es enganchar al lector. Lo siguiente que leeré del autor será It, aunque esta novela me la reservaré para una entrada Libro vs Película.

Y hasta aquí mi primer resumen de las lecturas del verano. No sé si habéis leído alguna de estas novelas o las tenéis pendientes. 


Y por cierto, aprovecho para decir que estoy más que encantada con la colección que Alma Editorial ha creado con novelas ilustradas.

Ya tengo Drácula, Frankestein, La llamada de Cthulhu...






...y como no...el clásico de los clásicos...Madame Bovary  ( ...muchos suspiros....)