miércoles, 24 de octubre de 2018

Reseña: El Terror



El Terror
Autor: Dan Simmons
Editorial: Rocaeditorial
Páginas: 758

Sinopsis
(Esta es la sinopsis que aparece en la contraportada del libro. Me ha parecido un resumen tan perfecto, que no he querido cambiarlo).

En 1847, dos barcos de la Armada británica, el HMS Erebus y el HMS Terror, que navegaban bajo el mando de sir John Franklin, están atrapados en el hielo del Ártico. En su anhelada busca del paso del Noroeste, parecen haber fracasado. Sin poder hacer nada por continuar su marcha y completar su expedición, rodeados del frío polar y de inminentes peligros, sólo pueden esperar a que llegue el deshielo que les permita escapar. Poco a poco, los días van pasando y las condiciones de supervivencia se vuelven más extremas; temperaturas que superan los cincuenta grados bajo cero, provisiones de comida escasas, el deterioro de los barcos o la llegada de enfermedades van mellando la esperanza de la tripulación. Por si fuera poco, la extraña presencia de una criatura bestial y misteriosa hace que los hombres crean que se enfrentan no sólo a las condiciones naturales más adversas, sino también a fuerzas sobrenaturales que superan, por momentos, sus creencias y su razón. Con el tiempo y la llegada de las primeras muertes, fantasmas como el de la rebelión, el motín o el canibalismo hacen su entrada en escena, en un panorama desolador.



Opinión personal

Nunca pensé que acabaría leyendo novelas de miedo, porque precisamente nunca ha sido “mi género”. Incluso en el cine, a menos que tenga la certeza de que una película en concreto me va a gustar, suelo saltármelo. Pero hace unos meses leí Jurassic Park (ya hablé de sus grandes diferencias con la película) y después leí Carrie, y descubrí que hay novelas de terror que sí me gustan. Así que este género es el segundo que he descubierto este verano, después de la novela negra.
Lo mejor de descubrir un género: es una puerta nueva que se abre.
Lo peor de descubrir un género: la lista de novelas pendientes se multiplica.


Hace tiempo que tengo Hyperion en mi lista de lecturas pendientes, aunque en realidad, pertenece a la ciencia ficción, y la ciencia ficción siempre me ha gustado en casi todas sus variantes, especialmente las distopías. Lo que quiero decir es que Dan Simmons ya existía por ahí, en algún lugar de mi estantería. Pero entonces descubrí El Terror, y como me gustan las expediciones y los barcos y el libro tenía muy buena crítica, de repente sentí unas ganas exageradas de leerlo. Hyperion tendrá que esperar.
Este 2018 estoy muy contenta con las lecturas, porque creo que me estoy llevando auténticas maravillas de la literatura. No sé si voy aprendiendo a seleccionar o sólo es suerte, pero este verano he leído tantas grandes novelas, que de repente me siento muy optimista con la literatura que aún me queda por descubrir.  
Cuando empecé a leer El Terror me lo tomé con calma, tiene casi 800 páginas y los márgenes pequeños. Además, su vocabulario es de los que exigen paciencia. Muchísima explicación técnica sobre barcos y tripulación, Dan Simmons es de los que describen y describen y siguen describiendo.
De hecho, una noche que estaba leyendo y quería irme a dormir en breve, leía un capítulo en el que uno de los personajes estaba a punto de morir.  Así que pensé, leo un poco más hasta que muera. Y seguí leyendo, y leyendo y leyendo, y no moría, pero el momento mantenía la tensión, ni se volvía aburrido ni largo. Me pareció una genialidad por parte de Dan Simmons alargar tanto ese momento sin perder el interés. Leí 20 páginas más y el personaje seguía sin morir.


Pero a mí todo esto, aunque explicado así pueda parecer una crítica, no me molesta si la novela me gusta. Y, a decir verdad, El Terror me ha gustado muchísimo. Es de las novelas que más me han gustado este año. Ahora están de moda los libros ágiles que entretienen, pero no van más allá, que venden y venden pero que sus personajes son planos. No critico estos libros, pero a mí me gusta que una novela me genere desconcierto, y no me importa que tenga 800 o 1.000 páginas. Prefiero personajes difíciles, como los que comentaba de Heridas abiertas la semana pasada, o como los que aparecen en esta novela de Dan Simmons. De hecho, ese capítulo tan largo que acabo de comentar, en la que no diré si el personaje muere o no, me pareció de los mejores del libro.  Y para aclarar lo mucho que me gustó, al terminar la novela no leí nada durante dos días, porque sabía que no iba a centrarme en la nueva historia.
Para mí ha sido una gran novela, por los personajes, la ambientación, la genial descripción de soledad y miedo en el Ártico, de la explicación de cómo la mente humana va desvariando con el paso de los meses, de cómo en un grupo cerrado de personas el comportamiento social se dirige hacia un lado u otro. Me encariñé con, al menos, cuatro personajes. Entre ellos Blanky, el personaje que no moría en más de 20 páginas. Aunque mi preferido fue Goodsir, por si alguien decide leer la novela, que lo sepa.
De todos modos, si tuviera que recomendar este libro no sabría qué decir. Es una novela de terror, con muchos capítulos salvajes y sangrientos, además densa y extensa, y entiendo que a no todo el mundo le guste. Por eso no voy a decir que la recomiendo, pero sí que, a mí, personalmente, me ha encantado y me ha parecido espectacular.

Curiosidades:

1. Esta novela está basada en un hecho real, en la expedición de John Franklin que fue vista por última vez en verano de 1845. No encontraron los barcos hasta tiempo después, y con ellos los cadáveres de algunos tripulantes.
Os dejo un enlace de National Geographic sobre la expedición perdida de John Franklin. Me ha parecido interesante para conocer la historia un poco más allá de la novela.

2. Iker Jiménez tiene un especial sobre la historia en su programa Cuarto Milenio. Sólo he leído en foros que existe, pero lo he buscado y no lo he encontrado.

3. También existe una serie, de AMC. Todavía no la he visto, pero en breve creo que la empezaré. Aparecen varios actores de la serie Roma, la cual si no habéis visto SI la recomiendo (una de mis series preferidas de todos los tiempos).


Sé que es un libro un tanto especial, porque como he dicho, cuando la violencia aparece, lo hace en todo su esplendor, y esas 800 páginas pueden echar para atrás a más de uno, pero desde mi punto de vista, quien tenga ganas de leer algo que le haga pensar en la mentalidad humana y sus límites, este libro merece mucho la pena. Es una maravilla, en serio.

miércoles, 17 de octubre de 2018

Reseña: Heridas abiertas



Heridas abiertas (Sharp Objects)
Autor: Gillian Flynn
Editorial: LITERATURA RANDOM HOUSE
Páginas: 312

Como ya dije el otro día, este verano he leído algunas novelas que me han parecido impresionantes. En realidad, con esta reseña me estoy saltando el orden de las lecturas, pero es que tenía muchísimas ganas de escribir sobre este libro. MUCHÍSIMAS.
También expliqué que había descubierto géneros nuevos. Uno de ellos es la novela negra. Con Heridas abiertas, me va a resultar muy difícil no emocionarme demasiado y acabar explicando más de la cuenta. Intentaré contenerme, pero va a ser difícil.



Sinopsis

La periodista Camille Preaker llega a su pueblo natal Wind Gap, situado al sur de Misuri, para cubrir la noticia de una serie de asesinatos ocurridos recientemente. El periódico para el que trabaja en Chicago considera que ella es la persona adecuada para redactar el artículo, ya que Wind Gap es el pueblo en el que creció.
Pero Camille no mantiene buena relación con su madre, una mujer fría y manipuladora, proclive al victimismo. Esto provoca que el hogar de Camille le resulte poco acogedor.
Tras los asesinatos, Camille sospecha de la existencia de un asesino en serie.


 Opinión personal

No sé si considerarla la mejor lectura del año, porque ya sabéis lo mucho que me gustó Muerte con pingüino, pero si no la coloco en el primer lugar, lo haré en el segundo.  Lo decidiré cuando realice el top5 del año.
¡Qué novela! ¡Qué novela!
No sólo me ha fascinado el argumento, también la construcción de los personajes, que me han parecido sumamente complejos y perturbados. No podía parar de leer. No sé si mientras leía sentía más intriga por la trama o más admiración hacia la escritora, por haber creado esta historia tan íntima, psicológica y emocionalmente desequilibrada dentro de un contexto tan violento como la amenaza de un asesino en serie. No sé cómo se puede plasmar una descripción tan profunda de un personaje ficticio, llegar hasta el interior de su esencia y de sus miedos, pero Gillian Flyn lo ha conseguido.
Hacía muchísimo tiempo que un personaje no me emocionaba tanto como Camille, la protagonista de la novela. Su diseño me ha parecido perfecto, impecable, lleno de emociones y traumas.


Hasta hace poco, creía que la novela negra carecía de buenos personajes, que todos resultaban demasiado superficiales. Buscaba algo como True detective, Fargo o Seven. Grandes personajes en un ambiente criminal. Pero no lo encontraba. La saga Millenium me gustó, pero al final se volvió muy peliculita fantasiosa. Empecé a leer La princesa de hielo y lo abandoné. Una de las características que odio de una historia es que, a pesar de que el protagonista esté atravesando un mal momento personal, todavía le queden ganas al lector (espectador si hablamos de cine) de parecerse a él/ella por lo divino/a que es. Y esto es lo que encontré en La princesa de hielo: una protagonista muy guay, a pesar de que sus padres habían fallecido un mes antes y su mejor amiga había aparecido asesinada. Y ya de paso, lo mismo ocurre en Titanic (Kate Winslet mola demasiado con sus vestidos para estar a punto de ahogarse, y no me gusta. Por no hablar de que tiene a Di Caprio locamente enamorado a pesar de que solo se conocen de un ratito). Ser tan maravilloso/a cuando la vida te golpea, no es realista, y no consigo empatizar con estos personajes. Todo lo contrario que con Camille. Lo que quiero decir es que por novelas como Millenium y La princesa de hielo estigmaticé la novela negra. Aunque no perdía la esperanza de encontrar el equivalente literario a True detective o Fargo. A principios de año leí Extraños en un tren, y descubrí que en este género se pueden crear buenos personajes. Así me di cuenta de que lo que realmente me gustaba de los thrillers o la novela negra es que resultase psicológica, que me generase cierto agotamiento mental. Así que Extraños en un tren me creó ilusiones. Finalmente descubrí a Gillian Flyn.


Heridas abiertas contiene bastantes recuerdos de la protagonista sobre su pasado, y esto provoca conocerla al detalle y perdonar ciertos aspectos de su conducta. Además, también contiene bastantes referencias de cómo la vida en los pueblos sigue un curso diferente a la ciudad, respecto al carácter provinciano, las envidias y las libertades. Los habitantes de Wind Wap, pese a encontrarse en el medio oeste, se sienten orgullosos de pertenecer al sur profundo y de sus banderas confederadas.
Wind Wap parece un personaje más de la novela. Es muy fácil hacerse una idea de ese pueblo agrícola, repleto de granjas de cerdos a las afueras, y mansiones bonitas habitadas por personas elitistas en el centro.


A pesar de que la trama gira en torno al asesinato de dos niñas, los problemas familiares y las relaciones personales tienen bastante peso.
Os dejo un par de frases que me gustaron mucho:
“El problema empezó mucho antes, por supuesto. Los problemas siempre empiezan mucho antes de que empieces a verlos”.
“Todo el mundo tiene su propia versión de un recuerdo”.

HBO


Esta novela tiene una serie propia, con el mismo nombre. La vi nada más terminar el libro, así que tuve una dosis muy grande de Heridas abiertas.
La serie es exageradamente fiel al libro, y también la recomiendo, porque además de estar interpretada por grandes actores, la fotografía es perfecta, muy visual.

Amy Adams interpreta a Camille. ¿Podría haber una actriz mejor para el papel? Amy Adams me ha parecido siempre más que maravillosa, pero es que en esta serie se supera a sí misma. 

El resto de reparto femenino lo completa Patricia Clarkson y Eliza Scalen, como la madre y hermana de Camille respectivamente. Como masculino, tenemos a Chris Messina, interpretando al detective Richard Willis. Me ha costado reconocer a este actor, porque solo recordaba su papel de Doug (ese ejecutivo aburrido y sin un ápice de pasión de Nueva York) en Vicky Christina Barcelona. Y claro, ahora, tan guapo, formal y sensato, inteligente…tan de todo…aunque un tanto pasmado ante tanta fémina trastornada (en la foto de abajo ya se le ve un poco desubicado)…pues me costó reconocerlo. 


Y otro dato curioso: Patricia Clarkson también aparece en Vicky Christina Barcelona.

Y ahora voy a hablar de Eliza Scalen. ¡Qué actriz! Y solo tiene 19 años.  No ha hecho muchas apariciones en la pantalla, pero es tan maravillosa que sólo ha recibido elogios por su interpretación. No sé cómo alguien tan joven puede poseer tanto talento. Y es que el personaje de Amma no me parece nada fácil de interpretar. Además, como dato adicional, Eliza Scalen es australiana y la adopción del acento sureño de Misuri ha sido espectacular.


Os dejo una crítica sobre el descubrimiento de esta gran actriz, para que veáis que no sólo es mi percepción, sino que ha sido una gran revelación:
Para resumir, a quien le guste la novela negra va a disfrutar mucho de esta historia. Y creo que no me equivoco. Y a quien no le apetezca leer el libro, la serie merece mucho la pena.
No puedo explicar el porqué del título, porque estaría destripando un suceso importante de la historia.
Ahora tengo pendiente leer de esta autora Perdida. Sé que existe una película, y por lo que he oído y/o leído, no es gran cosa, y sin embargo la novela es mejor que Heridas abiertas. Lo que ocurre es que yo me he encariñado demasiado con Camille. No imagino que Perdida pueda gustarme más todavía.

martes, 9 de octubre de 2018

Lecturas de verano - Parte I



Hola a todos, ¿qué tal estáis después del verano?
He tardado bastante en reincorporarme al blog, pero ahora espero poder mantenerme durante un tiempo.

Este verano no he escrito prácticamente nada, pero sí he leído muchísimo. No todo ha sido bueno, evidentemente, aunque sí he descubiertos autores que se van a quedar en mi biblioteca, como Gillian Flyn o Dan Simmons. También he descubierto que innovar en cuanto a géneros literarios a veces sale bien y a veces francamente mal. Ya explicaré más adelante.
De todo lo leído, he realizado selecciones. Las mejores novelas me las reservo para reseñas exclusivas del libro, y el resto lo he agrupado en dos entradas:
  • Lecturas de verano – Parte I 
  • Lecturas de verano – Parte II


 Mujeres que compran flores
Autor: Vanessa Montfort
Editorial: Plaza & janes
Páginas: 448 págs.


Aunque no le haya dedicado una reseña propia, esta novela ha conseguido sorprenderme mucho. No es que no me haya gustado, pero tampoco puedo compararla con otras lecturas impresionantes.
Sé que me sorprendió porque esperaba algo mucho más banal, algo meramente entretenido para pasar el rato, y me encontré con unos personajes que evolucionan y una historia bonita.
El argumento gira en torno a Marina, que después de enviudar, se da cuenta de que siempre fue una mujer muy dependiente de su marido. Ahora no sabe muy bien cómo continuar su vida, ya que sufre “el síndrome del copiloto”, como lo llaman en el libro.
Un día Marina busca trabajo en una floristería de un bohemio barrio de Madrid, y conoce a Olivia, la dueña del local. Y aquí empieza la historia. Olivia, una vez superados sus traumas del pasado, actúa de mentora de Marina para enseñarle a evolucionar. Puede sonar muy Karate Kid aplicado a la psicología femenina y con flores por ahí rondando, pero NO. Olivia y Marina forman un grupo de terapia con cuatro mujeres más, Gala, Victoria, Aurora y Casandra. Cada una vive una situación diferente. Negarse a envejecer, asumir toda la responsabilidad de casa sin la ayuda del marido: hijos, hogar, presión laboral, demasiada dedicación a crecer profesionalmente y olvidarse del terreno personal, inhibición sexual. Como veis, hay problemas para todo.
Y aunque al principio pensé que los personajes estarían estereotipados, pronto descubrí que no era así. El final me emocionó mucho, como he dicho, me sorprendió, y eso le suma puntos.
Un tema para reflexionar son las parejas tóxicas que acaban siendo un lastre. Esas parejas con las que llevas años y te hacen sentir egoístamente que te necesitan.
En resumen, es un libro muy bonito, que engancha y se lee muy rápido. No tiene partes pesadas y sí un final de esos que atan todos los cabos sueltos.
Es un libro que recomiendo.

 Matar un reino
Autor: Alexandra Christo
Editorial: OCEANO
Páginas: 416 págs.



Antes del verano empecé a ver en Netflix una serie que trataba de una sirena asesina (Sirena). La verdad es que no me gustó mucho, y aun así tardé tres capítulos en abandonarla. Está ambientada en un pueblo costero de Los Estados Unidos, una especie de Springfield de Los Simpson. El tema es que la historia no me parecía una mala idea. Otra cosa es que no me gustase ese aire de serie B. Así que me quedé con una espina clavada. Al poco tiempo me enteré de que habían publicado Matar un reino, que es una adaptación del cuento de La sirenita de Hans Christian Andersen. Y digo que es una adaptación porque La Sirenita de esta novela es una asesina de príncipes, y El Príncipe, además de príncipe, también es un pirata y un asesino de Sirenas. Qué lío, ¿no? Es decir, la novela es una mezcla de la serie de Netflix que no me gustó, Piratas del Caribe y La Sirenita de toda la vida. Hasta es pelirroja, como Ariel.
La novela, para el género juvenil, es correcta. Engancha, aunque sigue más el hilo argumental de una película que de una novela.
Lo malo: como he dicho, es una novela juvenil, por lo que está escrita de una manera demasiado simple. Los personajes viven esa etapa de rebeldía adolescente, que claro…me queda bastante lejos.
Me parece bien que existan estas novelas y que los adolescentes tengan un abanico tan grande para elegir. Cuando yo iba al instituto este género no estaba tan explotado, y sólo existían los clásicos de siempre. Aunque también es verdad que ya por entonces mi novela preferida era Doña Perfecta, así que tampoco sé si me hubiera decantado por este tipo de lectura. De todos modos, estas lecturas fomentan el interés juvenil, y por eso las veo bien.
Reconozco que la historia es ágil y entretiene mucho. Como novela adolescente le doy más que un aprobado, aunque no sea para mí.


Teoría King Kong
Autor: Virginie Despentes
Editorial: Literatura Random House
Páginas: 176 págs




Virginie Despentes es una mujer con una vida peculiar. No quiero decir rara ni diferente, porque no me gusta encasillar lo que se considera socialmente corriente. A esta mujer la violaron cuando tenía dieciséis años, después se prostituyó durante un tiempo, y fue crítica de cine porno. Voy a decir que no ha llevado una vida convencional.
Este libro de apenas 200 páginas no es una novela, sino un ensayo, y se considera feminista. He leído otros, como idiotizadas o Morder la manzana, que también se consideran feministas, pero Teoría King Kong es el que más duro me ha parecido. Los otros libros siempre tratan de chicas que rondan los treinta y se quejan de lo acosadas que se sienten en las discotecas, promueven que las mujeres no deben envidiarse ni criticarse cuando los hombres no lo hacen, critican que nos enseñan a gustar a los chicos desde pequeñas cuando a ellos los enseñan a conquistar el mundo. A ver, no quiero banalizar los libros de Raquel Córcoles o Leticia Dolera, pero sí hablan de temas más urbanos. Lo que quiero decir es que la vida de Despentes no se puede comparar a la de la mujer estándar.
Despentes habla en su libro de la violación, de su etapa como prostituta, de las épocas en las que ha llevado el pelo de colores cuando era punk, y de su trabajo como crítica de cine porno. Habla de temas más estigmatizados por la sociedad. Su gran queja social es que cuando a una chica la violan siempre asume algo de culpa (el ejemplo más claro es el de La manada). Ya sea porque iba sola, porque llevaba falda, porque había bebido o porque ayer le dio unos besitos al violador. Se sigue justificando al violador y se sigue buscando ese resquicio de culpa en la mujer. Despentes habla también del después, en como la sociedad te aconseja que te calles, porque ¿quieres que todos hablen de ti como la violada?
También es interesante cuando habla de la prostitución, del tipo de hombres que pensaba atender y lo que realmente encontró.
Me ha parecido una mujer muy dura. Yo en su lugar, estaría en manos de psicólogos. Es un libro que recomiendo, pero no le he dedicado reseña propia porque primero, es tan pequeño que ya he comentado todo sobre él, y después, aún no sé si me apetecía leer una vida tan turbia y alternativa (alternativa en cuanto al punk, el cine porno y la prostitución más que consentida, y que conste que, a mí, cualquier elección personal, me parece bien).


Carrie
Autor: Stephen King 
Editorial: Debolsillo
Páginas: 256 págs



Últimamente me estoy aficionando al género de terror. De hecho, es uno de los géneros literarios que comentaba al principio de la entrada que he descubierto. Más adelante haré reseña de El terror, una novela que terminé la semana pasada y que me encantó.
Carrie es la primera novela que leo de Stephen King. He visto las dos películas que se han hecho, la del 76 y la del 2013. Así que pocas sorpresas me he llevado. El argumento es el mismo, con el mismo tipo de acoso y la misma maldad por parte de los adolescentes. Lo que me ha sorprendido es que en la novela se describe a Carrie un poco más repugnante de lo que se muestra en las películas. Es decir, Chloë Grace Moretz no es físicamente desagradable, pero el personaje de Carrie en el libro roza lo ridículo tanto física como socialmente.
El libro me ha gustado, o quizás más bien me ha entretenido. Se lee muy rápido, aunque como he dicho, no hay sorpresas.
Tenía curiosidad por leer a Stephen King, y la verdad es que he encontrado lo que esperaba. Ni más ni menos. Un escritor cuyo don es enganchar al lector. Lo siguiente que leeré del autor será It, aunque esta novela me la reservaré para una entrada Libro vs Película.

Y hasta aquí mi primer resumen de las lecturas del verano. No sé si habéis leído alguna de estas novelas o las tenéis pendientes. 


Y por cierto, aprovecho para decir que estoy más que encantada con la colección que Alma Editorial ha creado con novelas ilustradas.

Ya tengo Drácula, Frankestein, La llamada de Cthulhu...






...y como no...el clásico de los clásicos...Madame Bovary  ( ...muchos suspiros....)




miércoles, 4 de julio de 2018

Sobre literatura: últimas lecturas



Hola a todos, ¿cómo va vuestra semana?
Hoy voy a escribir sobre tres de mis últimas lecturas y de lo que me han parecido.

Invisible
Autor: Eloy Moreno
Editorial: Nube de tinta
Páginas: 299





¿Quién no ha deseado alguna vez ser invisible?
¿Quién no ha deseado alguna vez dejar de serlo?

Estas son las dos únicas frases que aparecen en la contraportada del libro. La primera vez que lo vi, pensé que se trataba de una novela adolescente fantástica, o de súper héroes, pero más tarde descubrí que el escritor simbolizó así un tema delicado en nuestra sociedad. Durante un tiempo encontraba este libro reseñado por todas partes, y todo el mundo hablaba muy bien. Por lo que comentaban, sospeché que el argumento era diferente a lo que imaginaba, así que decidí leerlo, y así descubrí que, de fantástico, no tiene nada.

Me parece que no voy a poder explicar demasiado de esta novela si lo que pretendo es mantener el misterio. Quiero decir que, si existe un libro en el que sea fácil destripar las sorpresas, es éste. Intuyo que el autor, Eloy Moreno, pretendía exactamente esto, ir procesando una sucesión de capítulos cortos donde utiliza alegorías como “dragones” y “monstruos” para definir lo que aún no se ha explicado, así que durante las primeras páginas se desconoce qué está ocurriendo.
La novela está protagoniza por un niño, al que como he dicho, no sabemos exactamente qué le ocurre hasta pasados algunos capítulos. Lo que más me gusta del libro es la empatía que provoca, me ha generado sentimientos hacia el protagonista, y es muy fácil percibir la vulnerabilidad de una persona que se encuentra en una situación como esta.

Creo que este libro debería leerlo todo el mundo, adolescentes y adultos, y por supuesto, padres. Es más, debería ser lectura obligatoria en los institutos.

La frase: “El problema es que nunca he llegado a controlar bien ese poder:
A veces, cuando más ganas tenía de ser invisible, era cuando más gente me veía, y en cambio, cuando deseaba que todos me vieran, era cuando a mi cuerpo le daba por desaparecer”.

Las posesiones
Autor: Llucia Ramis
Editorial Anagrama
Páginas: 233



Hace mucho, mucho tiempo, en una galaxia muy lejana, descubrí a Llucia Ramis (Palma de Mallorca, 1977). Enseguida la adoré. De hecho, puedo decir que ella es de los pocos autores que en cuanto publica un nuevo libro, lo compro y lo leo enseguida. Cuando la descubrí había ganado el premio Josep Pla (ediciones destino) con su segunda novela, Egosurfing, la cual trata de una universitaria mallorquina que viaja a Barcelona para estudiar periodismo con el fin de huir de sus heridas familiares. A partir de ahí, va elaborando una serie de situaciones cotidianas explicadas desde un humor cínico y con una inmensa crítica social.

En alguna entrevista de algún periódico (no recuerdo cuál) leí que la catalogaban como La gran Lebowsi mallorquina. Y después de haber leído sus cuatro novelas, no pude evitar darle la razón. Todas sus historias confeccionan retratos sociales, siempre ahondando en la miseria familiar con ese humor un tanto ¡borde! Borde en el buen sentido. Me cuesta mucho averiguar cuánto hay de autobiografía en cada uno de sus libros, porque, de hecho, tampoco sé si llamarlos novelas. Son momentos dentro de una historia que van hacia delante y hacia atrás, a veces parece que la escritora esté sentada en el sillón de un psicólogo y se dedique a exponer sus traumas según van brotando en su mente. Eso sí, a pesar de los saltos en el tiempo, la coherencia se mantiene siempre.

Las posesiones: La protagonista de la historia vuelva a Palma de Mallorca, a casa de sus padres, donde el pasado familiar un tanto polémico la hará revivir ciertos sentimientos que preferiría mantener enterrados. Ex relaciones tóxicas, un acosador, un padre obsesionado con la conspiración, un ligero sentimiento de fracaso laboral y decepcionantes experiencias amorosas son los temas que construyen la vida de la protagonista.
Esta novela ha ganado el premio Anagrama en catalán, y no me sorprende. Tengo que decir a LLucia Ramis la leo en catalán porque así escribe ella, aunque enseguida todas sus novelas se traducen al castellano.

Como todos sus libros, Las posesiones me ha gustado mucho, la manera tan plana y escasamente tierna que tiene esta autora de narrar hace que cada frase sea urbanamente realista, y me engancha hasta el punto de hacerme sentir que incluso podríamos ser amigas (que nadie se alarme, que no soy una acosadora).
De todos modos, me sigo quedando con su tercera novela:  Todo lo que una tarde murió con las bicicletas. En esta novela habla de sus abuelos belgas, y simplemente me pareció espectacular.


Piscinas Vacías
Autor: Laura Ferrero
Editorial: Alfaguara
Páginas:190



Desde hacía tiempo tenía a Laura Ferrero en mi lista de pendientes. Sabía que había empezado a autopublicarse en Caligrama y poco después (con poco me refiero a un par de semanas) Alfaguara la había publicado. Con esto, es evidente que el éxito fue inmediato y la calidad incuestionable.
Como he dicho, sabía que Piscinas vacías sería un gran libro, aunque no sé por qué me esperé bastante a leerlo. Es un recopilatorio de relatos cortos, y apenas tiene 200 páginas.

Opinión: El primer relato me gustó mucho, lo encontré bien escrito. La autora me pareció que tenía esa capacidad de decir mucho en pocas palabras, y surgió admiración. El segundo también me gustó, aunque no tanto como el primero, pero también me pareció muy bien escrito. El tercero, muy bueno, pero me gustó menos que el segundo.
Era muy raro, no sabía por qué me estaba cansando si los relatos estaban tan bien escritos. Y al final me di cuenta de lo que me ocurría. ¡¡Todos los relatos son exageradamente tristes!! Y cada vez lo son más, es como una tristeza gradual que no puedes parar. Y no me refiero a una melancólica que convierte en interesante una historia, sino a dramas forzados. No es como Invisible, que es triste, pero el autor no te inyecta el drama en vena mientras tú tratas de resistirte. Aquí sí, no es más que buscar y rebuscar las fatalidades extremas de esta sociedad para después adornarlas con más calamidad todavía. Cada relato muestra las vivencias más duras de la sociedad del primer mundo. Un ejemplo: una niña que desea volar, pero lo que en realidad le ocurre es que está traumatizada porque su hermano pequeño murió en ese lugar (donde ella pretende salir volando). Otro ejemplo: una mujer que escribe una carta a su hija no nacida porque en su día decidió abortar. Otro ejemplo: un hombre escribe a su hijo para explicarle (a saber por qué) que siempre quiso muchísimo a su madre (la cual aún no sé si está viva o muerta), pero un día se cruzó con una mujer que tenía el pelo sucio (lo del pelo sucio supongo que no es importante pero a mí me sorprendió) y en esos escasos segundos que la vio se enamoró de ella y le atrajo muchísimo.
Lo que quiero decir es que, aunque estos problemas existen de verdad (lo de enamorarse de una desconocida con el pelo sucio no sé, pero el resto seguro que sí) y las personas afectadas sufren, no es necesario reunir TODAS LAS TRAGEDIAS DEL MUNDO en un libro.
De todas formas, el libro es bueno (supongo), está muy bien escrito (eso sí), con palabras directas que explican mucho, y tiene muy buena crítica. Quizás el problema es mío, que no puedo con tanto drama rebuscado.


Y hasta aquí mi recopilatorio de lecturas más destacables.
También he leído:

Idiotizadas, de Moderna de pueblo (un cómic que me ha gustado mucho).
Morder la manzana, de Leticia Dolera (un libro sobre el feminismo que, generalizando, no dice nada nuevo, aunque como la autora es actriz sí explica algunas anécdotas en el cine. No está mal).
Jurassic Park, de Michael Crichton (ya hablé en la última entrada).




lunes, 25 de junio de 2018

Jurassic Park. Novela vs Película


Nunca es tarde para descubrir a un artista nuevo, aunque éste haya fallecido hace diez años.
No he leído Jurassic Park porque ahora esté de moda y hayan estrenado la quinta parte de una película que podría tener una tirada infinita. Para explicar por qué he leído este libro voy a ir al principio:

Me he aficionado a una serie de HBO que se llama Westworld. Está interpretada por Evan Rachel Wood, Anthony Hopkins, Ed Harris y otros rostros bastante conocidos. El argumento: Westworld es un parque temático ambientado en el lejano oeste, donde los humanos (huéspedes) pagan su entrada a cambio de pasar un día allí. El parque está habitado por robots (anfitriones) creados como humanos, apenas se pueden diferenciar los unos de los otros. Durante el tiempo que los huéspedes pasan en Westworld, no existen normas. Se les permite matar, robar, pegar e incluso violar a los anfitriones. El problema es que estos últimos, al tener implantados unos recuerdos programados, sienten esa vida como real. No saben que son robots. Y así cada día, la historia se va repitiendo durante años, hasta que un día los anfitriones empiezan tomar consciencia de la realidad, y se rebelan contra los huéspedes.
Cuando vi la serie pensé que era como Jurassic Park, pero con robots y ambientada en el oeste.
Después, supe que la serie era una adaptación de una película de los años 70, Westworld, almas de metal, que había sido dirigida y escrita por Michael Crichton (1942-2008), y quien además de director, había sido escritor de 28 novelas, entre ellas Jurassic Park.
Resumiendo, leí Jurassic Park porque no existe una novela de Westworld, y ésta me pareció lo más similar. Al cabo de unos días, supe que iban a estrenar una película nueva y después llegó la enorme publicidad.



Supongo que todo el mundo conoce la historia, o al menos casi todo el mundo: El empresario John Hammond construye un parque temático basado en un zoológico de dinosaurios, los cuales han conseguido crear genéticamente. Este parque se sitúa en una isla muy cercana a Costa Rica, llamada Isla Nubla. Antes de su inauguración, con el fin de demostrar la seguridad del parque a los inversores que trabajan para él, Hammond invita a un paleontólogo, un matemático y una paleobotánica (no sé en qué momento de su vida alguien decide ser paleobotánico, pero éste es otro tema) a visitar el parque para que den su visto bueno. En pleno crucero de tierra el sistema de seguridad falla, los dinosaurios escapan y los invitados, junto con los nietos de Hammond, quedan atrapados en el parque.

Opinión personal

Al empezar a conocer el estilo de Michael Crichton y conociendo ya al “hago lo que me da la gana y mi objetivo en la vida es hacer entrañable lo terrorífico” Steven Spielberg, me imaginé que el libro y la película, poco tenían que ver. Y me equivoqué y acerté a la vez. ¿Esto es posible? Pues sí. Podría decirse que el camino de ambas obras es paralelo, avanzan juntas, pero no se llegan a tocar. Con esto quiero decir que el argumento es el mismo, los personajes también, el hilo argumental es prácticamente idéntico, pero la esencia es completamente diferente. Mientras la película es puramente familiar, incluso infantil, la novela es una historia oscura, yo la catalogaría de terror y no de ciencia ficción.
Tengo que admitir que el libro me ha gustado mucho más de lo que imaginaba, porque consigue transmitir claustrofobia y pánico. También creo que lo hubiera disfrutado mucho más si no hubiera visto la película.

Hace un tiempo escribí una entrada sobre las diferencias entre Blade Runner y ¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas? Aquí
No pensaba hacer lo mismo con los dinos, pero hay tantas cosas que me han sorprendido que no he podido evitarlo

Antes de seguir leyendo, quiero avisaros de la gran cantidad de SPOILERS que vais a encontrar, voy a explicarlo prácticamente TODO, así que, si alguien se plantea leer la novela (la cual recomiendo) y prefiere esperar a las sorpresas, mejor que no siga.

Diferencias en el argumento
·         El género. Como he dicho, la película está catalogada para todos los públicos, y el libro no. Desde el principio el argumento es tenso y angustioso.
·         El inicio de la historia. El libro tarda en entrar en materia. Las primeras páginas se dedican a una (demasiado extensa para mi gusto) introducción sobre una villa en Costa Rica donde algunos ataques de un animal misterioso empiezan a preocupar a los vecinos. Entre ellos, está el ataque a una turista americana. Más tarde se averigua que son los dinosaurios que se encuentran en el parque, que de vez en cuando, se escapan.
·         En el libro hay demasiada explicación sobre genética y paleontología, que a veces resulta un tanto soporífera. Esto ocurre especialmente en las primeras ¿60 páginas? (el libro tiene unas 460, con una fuente de letra muuuuuyyyyy pequeñita).
·         El momentazo: T-rex. Aunque los protagonistas asesinos de la historia son los velociraptores, podría decirse que el ataque del tiranosaurio rex a Alan Grant y a los niños es el momento álgido de la historia. Spielberg tuvo una gran idea presentando al depredador mediante la magnífica escena del vaso de agua, en la que Tim (el nieto de Hammond), advierte que algo grande y peligroso se acerca. En el libro esto no ocurre, pero lo compensa la persecución posterior, que sí resulta más espectacular. ¿Por qué? Pues porque en el film apenas dura unos minutos y en el libro el momento se alarga tanto que la huida se convierte en un auténtico infierno. Hacia el final de la persecución, el tiranosaurio llega a deslizar la lengua sobre Tim, saboreándolo. Finalmente, los tres llegan al mar, e intentan escapar ya que Arnold (el supervisor del parque, interpretado en la película por Samuel L. Jackson) fue muy explícito explicando que los dinosaurios no eran capaces de nadar al haber sido modificados genéticamente. Pero aquí llega la sorpresa, cuando el tiranosaurio les persigue por mar, sí es capaz de nadar unos metros. Además, la escena resulta bastante terrorífica: el T-rex queda en la orilla, se lo piensa un instante y finalmente se introduce en el mar, avanza lentamente, caminando por la tierra, hasta que el agua le cubre la cabeza y entonces, cuando Grant y los niños creen que ya no avanzará más, el dinosaurio se coloca en horizontal y los persigue agitando la cola, de manera que la imagen reproducida es la de un cocodrilo gigante.



·         En la novela, un par de velociraptores que huyen de la isla.  Grant y los niños ven a dos dinosaurios subir a un barco de provisiones que se dirige a Puntaneras. Durante el resto de la novela tratarán de ponerse en contacto con los ocupantes del barco para avisarles.

·         El final. En el libro, una vez abandonada la Isla Nubla, la explosionan. Grant, Ellie, Tim, Lex y Gennaro llegan a San José y allí los retienen para iniciar un interrogatorio. Así acaba la novela.

Diferencias entre los personajes

·         Alan Grant


En el libro es descrito como un hombre de cuarenta años, fornido y con barba. En la película es interpretado por Sam Neil y es un paleontólogo antisocial, que detesta a los niños. De hecho, en el inicio de la película, un niño paleontólogo consigue ofenderle y él suelta un discurso asustándole. No sé muy bien por qué hay un niño trabajando en una excavación paleontológica, tanto en los créditos como en IMDB el actor aparece como “chico voluntario”. Pero éste también es otro tema.
En el libro, Alan no es huraño, aunque desde el principio no ve claro el futuro del parque. Tampoco inicia una relación tediosa con los nietos de Hammond, sino que se caen bien desde el principio, porque ve en Tim un reflejo de sí mismo, con un gran potencial en el mundo de la paleontología.
Además, en la película está obsesionado con los velociraptores.


·         Ian Malcolm.


Sin duda, mi personaje preferido.
En el libro Malcolm es un hombre de treinta y seis años y un poco calvo. De todos ellos, es quien más objeciones presenta respecto al parque, de hecho, cada capítulo empieza con una frase del personaje en forma de cita.
De este personaje me quedo con dos reflexiones:
La vida siempre se abre camino
El intento de hacer entender a Hammond que el planeta no está en peligro, que los que lo están son los humanos, y aunque el cambio climático nos haga desaparecer a todos, otro nuevo estilo de vida aparecerá.

En el libro es atacado por el T-rex durante el crucero de tierra, y aunque sobrevive, al final del libro no supera las heridas internas, acaba cayendo en coma y finalmente muere. Esto no me gustó, porque claro, es mi personaje preferido.

·         Ellie Satter.



En la película es la pareja de Grant, o al menos hay evidencias bastante claras. Como mínimo, están enamorados y ella quiere ser madre. ¡Maldito Hollywood con su obsesión por crear romance a las mujeres continuamente!! En el libro es una paleobotánica de 24 años, con un prometido en algún lugar del mundo. En la película el personaje es interpretado por Laura Dern, y tiene bastante más peso que en el libro, donde sus apariciones son bastante escasas.

·         John Hammond.



De todos los personajes éste es quien más diferencias presenta entre las dos obras. En el libro es un hombre codicioso, malvado, déspota, un auténtico tirano. Desprecia a sus trabajadores y hacia el final del libro reconoce detestar a sus nietos, a los que considera un incordio. Y ¿por qué los niños estaban en el parque? Pura estrategia. Los utiliza para que los invitados comprueben qué bien se lo pasan los niños en aquel lugar. Los utiliza como una garantía. En la película sí siente devoción por ellos. Con esto, queda claro que en el libro no es el anciano entrañable que se muestra en la película, una especie de Papá Noel amable a quien en el negocio se le ha ido de las manos por error (a cualquiera puede pasarle). En el libro está muy lejos de ser un pobre hombre equivocado.

En el libro muere atacado por los compis (compsognathus), en la película admite su error y como es Papá Noel, ¡aquí no ha pasado nada! Todos felices y pa’ casa.

·         Tim y Lex


Tim es el segundo personaje con más discordancias entre el libro y la película, y mi segundo personaje preferido en el libro.
Tim es sumamente inteligente para su edad, y resulta de gran ayuda a Grant en la Isla, de hecho, gracias a su inteligencia se resuelve al final del libro el problema de seguridad del parque. No tiene muy buena relación con su padre, quien no demuestra demasiado entusiasmo porque su hijo sea un apasionado de los dinosaurios y la informática en lugar del deporte.
En la película también es un entusiasta de los dinosaurios, pero es más joven. De hecho, en la novela es el hermano mayor, mientras que en la película es más joven que su hermana Lex. En la película es un niño un tanto entrometido que acosa a Grant a preguntas.
Como he dicho, en la película la edad de los niños está invertida, ya que en la novela Lex es más joven que su hermano. Ella viste una gorra de béisbol y tiene un carácter un tanto irritante.

·         Donald Gennaro.



En el libro Gennaro es el abogado de los inversores. Es otro de los invitados para que dé su aprobación a éstos. En la película, se asusta durante el ataque del T-rex en el crucero de tierra y huye para esconderse. Al poco, el dinosaurio lo encuentra y lo ataca, asesinándolo. En el libro esto ocurre de manera diferente. El personaje que muere durante el crucero de tierra tras huir y abandonar a los niños en el jeep es Ed Regis, un publicista que trabaja para Hammond y que en la película no aparece. Gennaro, sin embargo, sobrevive y hacia el final del libro tiene unas líneas de heroicidad.

·         Robert Muldoon.


Es un cazador de animales salvajes, en el libro se opone que se mantengan velociraptores en el parque. En la película muere atacado precisamente por estos, en el libro, sin embargo, sobrevive.

·         Denis Nedry



Es el informático del parque. No está conforme con su salario y al sentirse explotado y maltratado por Hammond decide vender embriones a Byosin, la empresa competidora de InGen (empresa de John Hammond). Trata de entregarlos de forma rápida e inadvertida, pero al entrar en el parque se pierde, y es atacado por los Dilophosaurus.
En el libro todo esto es parecido, únicamente que Nedry no está disconforme con su trabajo. No es que esté bien traficar con embriones, pero al menos en el libro lo hace un poco por venganza hacia el tirano de su jefe.

 

En resumen, no se puede comparar el libro con la película porque, aunque mantienen un hilo argumental prácticamente análogo, parecen dos obras con funciones diferentes. Una entretiene y otra va más allá. Una es familiar y la otra de terror. Evidentemente elijo el libro, no por ese rollo de que la novela siempre es mejor y bla, bla, bla, sino porque la película desde siempre la encontré sumamente comercial y aunque es entretenida para un domingo por la tarde, tampoco es que me resulte apasionante. Está llena de clichés, de personajes que se ablandan tiernamente o que aprenden una lección. El libro, sin embargo, es terror en estado puro, no contiene moraleja, y si tuviera alguna sería algo que nunca me cansaré de repetir: a los animales y a la naturaleza hay que dejarlos tranquilos. A ver cuándo aprendemos esto.

Cosas que me han gustado:

  • La intriga que se mantiene durante todo el libro.
  • La crítica hacía el uso de los animales con la función de entretener a los humanos.
  • El velociraptor bebé.
  • Los personajes son creíbles y están bien definidos.
  • Ian Malcolm y su estado filosófico (¿he dicho ya que es mi personaje preferido????)
    • La vida se abre camino
    • Supongamos que ocurriese, supongamos que se produce uno malo de verdad [accidente] y que mueren todas las plantas y todos los animales, y que la tierra crepita como una brasa ardiente durante cien mil años: la vida sobreviviría en alguna parte…la vida nuevamente se diseminaría sobre él. Y el proceso evolutivo comenzaría una vez más…la Tierra sobreviviría a nuestra insensatez, sólo nosotros no lo haríamos.

Este discurso de Ian Malcolm se extiende durante aproximadamente dos páginas, lo he resumido bastante, y es el mejor diálogo de todo el libro. A estas alturas, el personaje ya está bastante agotado, y al poco cae en coma.

Cosas que no me han gustado:
  • Como he dicho antes, la extensa descripción de ADN y ciencia que ocupa las primeras páginas del libro.
  • Que al Tiranosaurio Rex joven lo llamen rexito (un poco cursilada)
  • El momento en el Tim lleva en brazos al velociraptor bebé (se han encariñado mutuamente) y al ser atacados por un grupo de adultos piensa que lanzándole al bebé se distraerán al haber recuperado a un miembro joven del grupo. Tim se traumatiza al ver que, en lugar de aceptar al bebé, los velociraptores adultos se lo comen después de descuartizarlo (yo también me traumaticé en esta escena).
  • Nedry es el único informático y programador del parque, ¿no debería haber contratado más trabajadores con este cargo? Cuando desaparece, el personaje de Arnold tiene serios problemas para conseguir acceder al código. Una responsabilidad tan alta ¿no debería compartirse entre varios empleados?

 Recomiendo el libro a quien le guste las historias de terror o incluso con algunos momentos de tensión. Yo me he adentrado en la historia más de lo que pensaba. Puedo decir que me ha gustado muchísimo.

Y para acabar, he creado un Marieta-resumen, un listado de qué ver y qué leer:
·         Westworld, almas de metal (director Michael Crichton)
·         Westwordl, serie versionada, en HBO (¡¡Me declaro fan incondicional!!!!)
·         Jurassic Park (escritor Michael Crichton, 1990)
·         El mundo perdido (escritor Michael Crichton, 2000) La leeré en breve.
·         Películas que son adaptaciones de novelas de Michael Crichton:
o   Acoso
o   El guerrero número trece
o   Congo
o   Esfera
o   Parque Jurásico
o   El mundo perdido

 Y hasta aquí mi entrada de dinos, espero que os haya gustado.