jueves, 26 de septiembre de 2019

Una entrada diferente





Feliz jueves a todos.



Espero que hayáis tenido un gran verano y que hayáis podido disfrutarlo y desconectar de la rutina.

Como he indicado en el título, ésta va a ser una entrada distinta a todas las anteriores. No voy a reseñar El Principito (aunque a veces piense que podría reflexionar durante horas sobre este cuento infantil).

Esta entrada es para deciros que no me queda más remedio que despedirme unos meses. Solo será una ausencia temporal, y como siempre digo cuando hago un parón, de vez en cuando me iré pasando por vuestros blogs.

El motivo de mi descanso es la falta de tiempo, cómo no, y el por qué necesito un par o tres meses de ausencia no es el libro de El Principito, sino los pies que aparecen en la foto.

Algunos de vosotros ya lo sabéis, pero para los que no os tengo en redes sociales, el pasado 8 de septiembre fui madre. Durante el verano y gran parte del embarazo pensé que en los momentos en los que el bebé durmiera podría escribir, leer y dedicarme al blog. Casi todos los que me leéis sois padres/ madres, así que no hace falta que me digáis que mis planes eran demasiado optimistas (lo he aprendido solita ja,ja,ja).

Aunque no vaya a escribir entradas durante unos meses, tengo varias reseñas guardadas que publicaré a la vuelta. Estas semanas de verano he descubierto a nuevos autores de los que tengo ganas de hablar, y también he escrito alguna que otra reflexión. Como agosto lo he pasado de baja y poco podía hacer estando embarazada de ocho meses, he leído muchísimo (8 libros en julio y 15 en agosto, un récord que jamás batiré).

Instagram es mucho más fácil de gestionar, es más rápido que el blog por motivos de calidad y dedicación. Las reseñas allí no son tan extensas, así que en IG sí seguiré activa.

Hace un tiempo David Rubio escribió un relato en el que el protagonista, a punto de ser padre, debate con su mujer sobre la futura habitación del bebé. Él no quiere deshacerse de los queridos cómics, pero el bebé necesita una habitación, ¿no? Cuando lo leí me sentí muy identificada, porque por entonces yo también había entrado ese dilema. ¿Qué hago con mis libros, mi escritorio, mis fricadas? Al final mi rinconcito se ha mantenido intacto, y la habitación se ha montado en otro sitio, pero esa es otra historia. En ese sentido, he tenido más suerte que el protagonista del relato de David.

Hasta aquí mi entrada diferente, nos vemos a la vuelta, aunque como he dicho, me iré pasando por vuestros blogs de vez en cuando porque me gusta leer vuestros relatos y  recomendaciones, traten de libros, cine, reflexiones, recetas de cocina o maquillaje.



Y para terminar, no puedo despedirme sin presentaros a Claudia.




¡¡Un besazo a todos!!

11 comentarios:

  1. ¡¡¡Hola!!!!
    Aiiiiiinsssss muero de amor. Muchas muchas felicidades, qué guapura, por favor.
    Me ha recordado mucho a mi hija cuando nació, ainnnnns.
    Y te entiendo muy bien, aunque pensemos que los bebés solo comen y duermen necesitan mucha dedicación, en nada podrás volver al blog, ahora toca disfrutar que crecen en un suspiro.

    Muy feliz jueves.

    ResponderEliminar
  2. Muchas felicidades María y bienvenida a Claudia... ¡que no ha salido rocheta!!!


    Besos

    ResponderEliminar
  3. Bueno, bueno. Ni me lo imaginaba. FELICIDADES MIL. Tienes una niña preciosa con un nombre precioso.
    Disfruta mucho de tu maternidad y de la niña mientras se deja. Luego crecen y cuando los vas a abrazar se revuelven como lagartijas. Achúchala ahora que puedes (con cuidado, claro).
    Trataré de verte por IG.
    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
  4. Bueno María, lo entiendo perfectamente. Yo seguiré viéndote por Insta, aunque seguro echaré de menos leer tus reseñas
    ¡Cuídate y cuida a la enana!!!
    Besos mil!!!

    ResponderEliminar
  5. ¡Pero bueno...! ¡Muchísimas felicidades, María! Recuerdo tu comentario a aquel relato y la verdad es que me dejaste un tanto en ascuas. ¡Desde luego que te llegó, je, je, je! Bueno, te cuento un secreto, la verdad es que ese relato tuvo una génesis real, con el nacimiento de mi segundo hijo, que esta semana cumplió once años. En realidad no me supuso un drama dado que conseguí reubicarlo casi todo en una megaestantería que "incrusté" en otra habitación, aunque quizá algo pasaría por mi subconsciente cuando me inspiré en aquello para ese cuentito.
    Lo más gracioso, es que ahora, al ver aquella habitación en fotos me dice: ¡Pero cómo tiraste aquella mesa! ¡Pero si es la habitación que quiero! Ay, la vida...
    Lo dicho, mi enhorabuena por tu maternidad, sin duda, la vida te va a cambiar, pero disfrútalo. Descubrir cómo crece tu niña día a día es algo irrepetible y absorbente. No tengo instagram, ni suelo visitar los perfiles personales en Facebook, no me da el tiempo, pero aquí estaremos esperando tu vuelta. Un fuerte abrazo, a las dos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sorry, es precisamente mi hijo quien comenta eso al ver las fotos de aquella habitación.

      Eliminar
  6. ¡Muchas felicidades María!

    Creo que la tasa de natalidad en España está en 1.30 niños por mujer...así que ya solo te queda tener un 0.30 de bebé para estar al día ja, ja, ja. Te lo digo por estadista ;-). Ahora en serio, me alegro muchísimo de esta fabulosa noticia. Enhorabuena al papá, a ti y a Claudia por tener a una mamá tan guapa e inteligente. Un poco de cine: vi una película precisamente en lengua catalana y que recoge de una manera muy hermosa el proceso del embarazo. Els dies que vindran se llama. Ojala reciba alguna nominación a los Goya. Disfruta mucho de Claudia. Es un nombre muy bonito para una bebé preciosa.

    Muchos besos y abrazos.

    ResponderEliminar
  7. Es preciosa. Se entiende perfectamente la falta de tiempo, es más, es que no es que te falte tiempo, es que ahora tu tiempo es para Claudia. Porque ella demanda y porque tú lo vas a disfrutar que luego, aunque sea un tópico, es verdad que crecen muy rápido, te lo digo yo que ya tengo a una adolescente.
    Un besito.

    ResponderEliminar
  8. Enhorabuena, María. Ahora, más que al principito, tienes que entregarte en cuerpo y alma a tu principita, jeje. Disfruta de estos momentos que son irrepetibles, para lo bueno y para lo malo, jajaja. Te deseo mucha felicidad y que Claudia tenga compasión de tí y te permita dormir lo imprescindible y te deje algún que otro huequecito durante el día para relajarte, bien leyendo, bien haciendo lo que te plazca.
    Un beso para la mamá y para la bebé.

    ResponderEliminar
  9. Muchas felicidades, María. Disfruta muchísimo de este maravilloso momento. Qué bebita tan preciosa, ainsss... :)
    ¡Enhorabuena!!! Besos.

    ResponderEliminar
  10. ¡¡¡Ains qué preciosidad Maria, muchísimas felicidades!!!
    Desde luego encontrar tiempo para el blog con un bebe es difícil y la lista de prioridades también cambia. Disfruta y muchos besos para la peque y para la mamá.

    ResponderEliminar