viernes, 22 de marzo de 2019

Reseña: Una educación


Existe una frase bastante extendida que dice: querer es poder. Siempre me han gustado estas palabras juntas, porque creo que hay en ellas el 100% de verdad. Normalmente, cuando alguien desea conseguir un éxito fuera de lo convencional o socialmente aceptado como “corriente” o “asequible” lo primero que hace es ponerse límites: es muy difícil, no tengo tiempo, etc. etc…una larga lista de excusas negativas que consiguen erradicar la ilusión.
Pero yo creo que cuando ambicionas algo te esfuerzas. Es como cuando quieres quedar con alguien, pero no dejas de poner excusas. Si realmente quieres ver a esa persona, sacas tiempo. También creo que la constancia y el trabajo están por encima de la suerte. No hablo de llegar a ser jugador de la NBA ni el cantante más famoso y más guapo. Hablo de que el trabajo y el esfuerzo siempre tienen una recompensa.
Una educación es la prueba de lo que acabo de reflexionar. Es el mejor libro que he leído en lo que va de año, y sé que cuando en diciembre haga balance, esta novela va estar entre las mejores. La escritora, Tara Westover, me ha generado tanta curiosidad y admiración que me gustaría pasar un rato con ella y preguntarle de dónde ha sacado tanta fortaleza.

Una educación
Autor: Tara Westover
Editorial: LUMEN
Páginas: 472
Precio:20,80 eur.



Una educación es la primera y única novela de Tara Westover. Para quien no la conozca (yo la he descubierto hace muy poquito), nació en Idaho en 1986, es la menor de siete hermanos, y su familia es mormona. Explicar el argumento de la novela es narrar su propia vida, porque el libro corresponde a sus vivencias.
Tara vivió su infancia ajena a toda realidad. Sus padres no creían en la educación pública ni en una sanidad que no fuera puramente natural y creada por ellos (remedios caseros de toda la vida). Esto significa que Tara no fue al colegio ni pisó un hospital hasta que de adulta (unos diecisiete años) lo hizo por voluntad propia y en contra de los deseos de su estricto padre.



Sus padres le dieron clases en casa, pero claro, a su manera. Tara no supo lo que era el Holocausto hasta los diecisiete o dieciocho años.
Su madre ejercía de comadrona del pueblo (la mayoría mormones). Su padre así lo impuso en la familia, ya que estaba convencido de que el fin del mundo estaba a punto de llegar, que los pecadores morirían y quedarían los puros. Ante esta idea apocalíptica y creyendo en el fin de la sociedad tal y como la ideamos, encontraba cierta practicidad en que su mujer (la madre de Tara) despuntase como comadrona. ¿Quién iba a ayudar a sus hijas y sus nueras a dar a luz cuando el mundo volviera a su estado más primario?
Una de las cosas que más me ha gustado de la forma de narrar de la autora es que en ningún momento realiza crítica alguna. Imagino que nadie va a escribir “mi padre está pirado y mi madre se ha contagiado de tanta estupidez”. Aunque tampoco me puedo imaginar a mí misma sacando los trapos sucios de mi familia por muy escabrosos que fueran. Este pensamiento ya lo tuve cuando leí a Delphine De Vigan en Nada se opone a la noche y Días sin hambre, donde su madre no es descrita de una forma precisamente positiva. ¿Será un ejercicio psicológico sacar al mundo tus traumas más destructores?
Volviendo a Una educación, todas las anécdotas que he mencionado respecto al Holocausto y el trabajo de comadrona se explican en la primera parte de libro. Al principio tenía la sensación de estar leyendo una historia ambientada en pleno siglo XIX. Tenía que pararme a pensar: esta chica nació el mismo año que tu hermano. Y entonces me sorprendía pensar que cuando nosotros empezábamos a salir a discotecas ella probaba por primera vez la Coca-Cola sin dejar de sentirse culpable porque su padre afirmaba que las chicas que beben Coca-Cola o llevan falda por encima de los tobillos eran impuras.
No hace falta aclarar que la familia de Tara es profundamente machista. Al menos su padre y su hermano mayor. El resto de hermanos se limita a sobrevivir, como ella. La violencia física por parte de los dos hombres nombrados aparece en varios capítulos del libro.
En la segunda mitad de la novela Tara se da cuenta de su afán por saber y aprender. No quiere trabajar para su padre como el resto de hermanos y cuñadas. Y es aquí cuando tendrá que elegir entre su familia y Una educación. No es una decisión inmediata, sino gradual. Intenta mantener las dos cosas, pero poco a poco advierte que nunca serán compatibles. Es curioso como las personas más cerradas de mente llevan los actos a los extremos sin entender que no todo el mundo quiere lo mismo ni que lo mismo es lo mejor para todos.
Y lo admirable aparece cuando, una chica de diecisiete años que no ha pisado un colegio en toda su vida y que está en desventaja respecto a los compañeros,  se vuelve tan tenaz que sus ánimos de aprender la llevan a esforzarse de una forma casi inhumana y conseguir becas para las mejores universidades. No voy a explicar qué tipos de sacrificios ni qué penurias pasó, porque hay que descubrirlo leyéndolo. Pero diré que, en Los Estados Unidos, la privatización manda, y es muy difícil salir adelante sin dinero o con unos padres que te ponen palos en las ruedas. Hoy, Tara es doctorada por la Universidad de Cambridge.
Sin conocerla, siento admiración, porque es difícil encontrar a alguien con esta fuerza de voluntad.
Otra cosa que he admirado de ella es su escasa participación en las redes sociales. Cuando un autor llama mi atención siempre lo busco en Facebook o Instagram (de Twitter me he marchado porque tengo la sensación que todo el mundo se discute). Siempre encuentro algo de sus vidas, por pequeño que sea. Pero de Tara no he encontrado nada. Es como si su sensatez la hiciera alejarse de todo este paripé que son las redes sociales y su interés fuera puramente intelectual.

Mi valoración en Goodreads:5/5 estrellas

23 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. ¡Maria!!! He leído dos super reseñas sobre esta novela en esta semana (Otra en el blog de Laura), de dos blogueras en las que confío y cuyas reseñas me encanta leer. Más o menos coincidís en todo y tanto la autora como la propia novela os ha gustado mucho
    Así que seguro acabaré leyéndola, está por la biblio

    Por cierto estoy totalmente de cuerdo en lo que dices al principio de tu reseña sobre la fuerza de voluntad. ¿Sabes? Estoy cansada de escuchar la frase "no tengo tiempo". Lo que tú dices: si se quiere, se puede y se saca tiempo debajo de las piedras (es verdad que esa frase yo también la digo a veces, pero en mi caso me refiero a que me gustaría tener más tiempo del que tengo, pero para las cosas importantes siempre consigo sacar tiempo)

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, Marian,es una excusa bastante común. Incluso hay gente que ya no se conforma con pensarlo sobre ellos mismos sino que cuando ven a alguien con alguna ilusión le suelta algún comentario negativo. He leído esta mañana a reseña de Laura, pero aún no he podido dejarle comentario, ahora entraré otra vez.
      Ya nos dirás qué te ha parecido el libro si lo lees. Es todo un ejemplo de superación!
      Un besito!!

      Eliminar
  3. Ya tenía ganas de leerla, pero tras tu reseña lo tengo clarísimo. Y como te ha dicho Marian, me ha gustado mucho tu reflexión, yo doy muchísimo valor al esfuerzo y a la tenacidad. Muchas veces la gente me dice "¿cómo llegas a tanto?"...pues por eso, porque me lo curro, no hay magia ninguna.
    Un besito, guapa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto, los éxitos fáciles no existen! Y eso le cuesta entender a la gente. A mí me ha gustado mucho el libro. No sólo he alucinado con el esfuerzo (yo no sé si podría llegar a tanto) sino también con lo práctica y emocionalmente fuerte que es.
      Ya me dirás qué tal si lo lees.
      Un besoteee!!

      Eliminar
  4. Gracias por la reseña María.


    Un besito

    ResponderEliminar
  5. No conocía este libro, pero me lo apunto. La sociedad mormona me llama mucho la atención. Cuando estuve en el norte de Estados Unidos en 2009, pasamos por zonas mormonas y era todo un espectáculo verlos con sus carromatos por las carreteras. Parecían sacados de una película del oeste. Cada vez que he leído o visto cine sobre ellos, me producen una mezcla de atracción y rechazo que me hace sentir una gran curiosidad. Leer lo que es esta sociedad contado desde dentro tiene que ser de lo más interesante.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si te atrae el tema en el libro vas a encontrar mil y una anécdotas. La primera parte es toda su infancia, cuando su visión del mundo es muy cerrada.
      Cuando estuve en el norte de Los Estados Unidos me faltó hacer lo que comentas, pero es que yo pasé mucho más tiempo en California. El libro al principio parece La casa de la pradera, por eso tenía a pensar que esta chica es del 1986, o sea me llevo poco con ella. Se me hacía raro que pudiera ser mi hermana.
      Ya dirás qué tal si lo lees!
      Un besito grande!

      Eliminar
  6. Hola Maria,
    Sí, lo he visto en todas las librerías que conozco al final acabaré buscándolo pero lo que me llama atención es la vida de la autora que cuanto más pasa el tiempo me doy cuenta que todos libramos una gran batalla. Estoy segura que te ha dejado una muy buena sensación en el cuerpo, se nota en tu escritura.

    Espero verte de nujevo en el blog pronto.

    Saludos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto, todos tenemos nuestras cosas. Lo que pasa que algunas de estas cosas, como en el caso de Tara Westover, son de magnitud mucho más compleja. Sus padres no se lo pusieron fácil, incluso la saboteaban.
      Me ha generado mucha admiración, no sé si yo podría ser tan valiente.
      Un besito

      Eliminar
  7. Hola María, al leer el título pensé que esta novela autobiográfica era la que dio pie a una película británica que me encantó y que se llamaba An Education. Pero ya veo que se trata de otra historia completamente diferente. Yo también creo que querer es poder, y de hecho creo que hay muy pocas cosas que no se puedan conseguir si realmente te lo propones y crees en ello. Curioso que la escritora solo tenga un libro publicado, parece que tiene todas las cualidades para escribir mucho y bueno tras la experiencia vivida en su transcurrir vital.

    Respecto a las redes sociales la verdad parecen cada vez más tóxicas, y me da la sensación que parte de la gente busca más la confrontación que la confraternización. Y para una buena, y de calidad que había como era la de Google la cierran.

    Genial reseña y pedazo de nota, habrá que buscar el libro.

    Un beso y buen fin de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya que lo comentas, la primera vez que vi el libro en Instagram también le pregunté a la chica que subió la foto si era la novela de la película jajaja Pero me dijo que no tenía nada que ver. Para los que conocemos la peli, da pie a la confusión.
      Creo que si la escritora solo tiene un libro es porque ha estado centrada en otros temas académicos. Este libro es una biografía, así que si publica más intuyo que serán ensayos y no novelas de ficción. Quiero decir que aunque este libro ha tenido mucho éxito a nivel mundial, no creo que el sueño de su vida sea ser escritora.
      Las redes sociales sí se están volviendo tóxicas, hace tiempo que me cansé y de hecho estuve meses que me desinstalé facebook. Ahora he vuelto sólo porque han cerrado Google+. De Instagram tengo un perfil sólo de libros, allí me entero rápido de las novedades literarias.
      Este libro daría para una peli, eso sí.
      Un besito!!!

      Eliminar
  8. Por lo que leo esta mujer es todo un ejemplo de superación personal. Si ya es difícil obtener formación académica sin trabas, cuanto más con las dificultades que ella tuvo que soslayar, renuncias aparte que no tuvieron que ser nada fáciles. ¡Bien por su tenacidad!

    La historia con la que nos abres el apetito de este libro me parece sumamente interesante, María. Desde luego no conocía a la autora, pero sin duda debe ser una persona de la que se puede aprender mucho. Me apunto el título, estoy segura de que me gustará :))

    Un beso grande y muchas gracias por la recomendación.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí Julia, todo un ejemplo. Es un libro que recomiendo por varias cosas, porque te das cuenta de cómo vive una parte del mundo (Yo no sabía que los mormones llevaban este tipo de vida) y porque descubres hasta dónde te puede llevar tus ganas de lograr algo y lo fuerte que esta chica.
      Si lo lees ya me dirás qué te ha parecido!
      Un besito grande!!

      Eliminar
  9. Hola María desde luego la historia es de lo más interesante y sí le echaré una ojeada al libro y a la autora.
    Me produce mucha curiosidad ver el tipo de vida y las anécdotas que cuenta y su manera de superar la situación.
    Respecto a tu observación sobre "sacar los trapos sucios" mediante la escritura, la escritura puede llegar a ser terapéutica pero como siempre depende de la persona y del momento.
    A mi me parece que siempre hay algo de uno mismo en cada escrito aunque la situación no sea real ni hable de nada que haya pasado, quizás porque mientras la escribes intentas ponerte en el lugar del otro, transmitir su emoción y acaba siendo parte de ti. Escribir sobre uno mismo, sobre mis experiencias y mi vida, a mi no me gusta pero hay muchas personas que sí disfrutan haciéndolo.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, entiendo lo que dices porque al escribir siempre te basas en experiencias vividas o detalles de personas que conoces. Es más, creo que es cómo más realista va ha quedar la historia. Pero claro, nadie sabe que eres tú o que estás escribiendo sobre alguien. Y además son pequeños detalles. Pero a mí personalmente me pasa como a ti, que me daría un poco de reparo dejar tan mal a mi familia. Pero quizás yo no me he sentido tan mal como ella. Hay que ponerse en su lugar, creo que debe de llevar a cuestas más de un trauma. Al final del libro, en los agradecimientos, explica que antes de publicar el libro pidió consejo a dos de sus hermanos (los que no son tan extremistas y los únicos que la han apoyado por querer estudiar y salir del mundo mormón) y estos le dijeron que les parecía perfecta la publicación. Así que ella también tuvo sus reparos y sus dudas.
      Ya me dirás si lo lees!!
      Un besito guapa!

      Eliminar
  10. Un libro que, por lo que has descrito, parece de lo más interesante.
    Creo que tienes razón en tu reflexión inicial: el que trabaja, es constante y quiere, termina siendo recompensado.
    Debió ser difícil la vida de esta chica, sobre todo, porque es duro cuestionar nuestros orígenes y, más que nada, romper con ellos. Supongo que más difícil sería aún cuestionar los tabús religiosos que infunden tanto miedo al ser humano.
    Tiene que ser impresionante poder adentrarse en la narración de la experiencia de este libro, tanto en los capítulos previos, que imagino que se desarrollarán en el período de su niñez junto a su familia, como en el aprendizaje de adolescente y su ruptura familiar.
    Sin duda, creo que buscaré este libro.
    Gracias por la reseña, María.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo recomiendo por lo interesante que resulta la vida de esta chica! Como dices, no debe de ser fácil romper con todo. Lo bueno que tiene este libro es que es un hecho real, y las anécdotas son reales. No es una novela que ha salido de la imaginación de alguien. Quiero decir que todo lo que ocurre en el libro ha pasado.
      Ya me dirás qué tal y si te ha gustado!! Un besito!

      Eliminar
  11. Empezando por el principio de tu reflexión, es muy cierto que muchas veces usamos excusas para hacer algo que, aunque no lo queramos confesar, no nos apetece hacer. A mí me ha venido a la cabeza la típica excusa que últimamente suelo escuchar cuando preguntas a alguien si leee o qué lee: "es que no tengo tiempo para leer". Si algo te gusta de veras, encuentras el tiempo necesario, por escaso que sea. Yo decía lo mismo cuando hablaba con mis amigos de ir al gimnasio, jeje.
    Cuando a continuación afirmas que el esfuerzo y el trabajo están por encima de la suerte, siempre he pensado que en todos nuestros logros hay un porcentaje de ambas cosas: mérito y suerte. En algunos caaos domina el mérito y en otras la suerte. Incluso en la lotería, un juego de azar, existe el mérito de haber comprado el boleto, jeje.
    En cuanto a esta novela, o más bien biografía, el mérito de esta joven es, desde luego, enorme, pues no resulta fácil escapar de las garras de una sociedad tan cerrada y dominate como en la que ella vivió, con la estrictas normas que en ella rigen y con un padre celoso por mantener del decoro y el dominio. Es muy de alabar su corage para huir a pesar de la posibilidad de ser aprehendida y vueta al corral. Pero, según mi creencia, sin negarle ese gran mérito que fue el inicio de todo, la suerte también debió jugar un papel importante. Aunque no lo mencionas, supongo que recibió la mano tendida de alguien que la ayudó, de un modo u otro, a encauzar su vida. A pesar de su valentía, hubiera podido fracasar en el intento.
    Desde luego, un libro muy interesante e ilustrativo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Josep, creo que cuando hablamos de suerte podríamos enfocarlo de varias maneras. Da para una entrada de la tuyas jajaja por si quieres hablar de la suerte algún día. Yo creo que cuando tienes suerte, en realidad la has buscado (hablo de la mayoría de los casos). Quiero decir que cuando consigues algo es porque has trabajado duro y siempre se dice: estar en el lugar correcto en el momento correcto. Eso es suerte. Pero yo creo que la gente que consigue éxito ha estado en el lugar correcto durante mucho tiempo, hasta de repente es el momento. Y esto no es tanto suerte sino constancia.
      Me alegra que lo comentes porque en el libro ella no tiene mucha suerte, más bien lo contrario. Su padre la obliga a trabajar en casa a cambio de poder estudiar, y así no hay manera de poder pagarse los estudios. Por lo que solo le quedan dos opciones: intentar sacar matrícula para conseguir becas o buscarse un segundo trabajo. Sólo recibe la ayuda de un párroco, que le ofrece 1.400 dólares para ir al dentista, pero ella rechaza toda ayuda. Así que en este caso (al menos lo que se ve en el libro) es trabajo 100% de ella. Lo bueno es precisamente eso, lo tozuda y cuadra que es a veces.
      Pero entiendo lo que quieres decir!!
      Este libro, además de mostrar la constancia de la autora, muestra su autosuficiencia.
      Ya me dirás si lo lees, merece mucho la pena!
      Un besito!!!!

      Eliminar
  12. María, me ha encantado la historia, me ha encantado la autora y me ha encantado la reseña,... creo en el esfuerzo personal en todos los ámbitos de la vida. Creo que no me voy a perder esta novela!

    ResponderEliminar
  13. Hola, María. Vengo desde el blog de Rosa y me encuentro con la combinación de pelis y libros en éste, tu espacio.
    Sobre este libro había leído algo hace un tiempo atrás y, de casualidad, pude hacerme de un ejemplar digital.
    Tus líneas refuerzan mi voluntad de leerlo; sólo deberá esperar un poco. Estas historias atípicas sirven como elementos disparadores para observar otra realidad.
    Gracias por la expresiva reseña.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar