lunes, 22 de mayo de 2017

Relatos: La llegada del verano


No es por el sol tórrido que quema el suelo por lo que Lena se da cuenta de que el verano ha llegado definitivamente, desde que el cambio climático existe, parece que el invierno desaparece mucho antes. Lena lo sabe porque el transporte público se ha liberado de la multitud asfixiante. Sin los universitarios asistiendo a clases y los que se han ido de la ciudad, los viajes en metro por Barcelona han adquirido mayor tranquilidad. Ella es de Estocolmo, aunque lleva tantos años viviendo en Barcelona que ya se siente integrada. Playa, cerveza barata, tapas a la vuelta de la esquina y fiesta sin límite. ¿Por qué negarse?
Y aunque es verano, el otro día llovió. El calor aplastante de las últimas semanas se ha tomado un descanso, como los universitarios.
Quizás es el día, la humedad que pega las hojas de los árboles en el suelo, y la gente caminando cabizbaja, pero Lena hace horas que se ha aislado del mundo real y se ha sumido en su despiste crónico. Olvida contestar al móvil, y desconecta de cualquier vínculo con el trabajo. Entra en la estación de Sants y baja a las vías, a esperar.
En el tren, se sienta junto a la ventana, y se pone los cascos. Y como tiene el día tonto reproduce su repertorio de canciones ñoñas.
Roxette dice que debe de ser amor, y U2 que contigo o sin ti. Se pone a mirar por la ventanilla, aunque el interior del túnel es oscuro. Entonces alguien la roza sin querer. Levanta la mirada y encuentra a un chico que enseguida hace un ademán para pedirle perdón. No suele sonreír a desconocidos pero con él lo hace. Y niega con la cabeza "no pasa nada, tranquilo".


Y aunque vuelve a mirar por la ventana, de repente se descubre espiándolo. Tiene una constitución corpulenta, aunque no atlética, las cejas pobladas y castañas y lleva gafas con patillas gruesas. Observa que es bastante alto. Ella, a pesar de ser sueca, no lo es. Y el chico se sienta de lado porque apenas cabe en el asiento.
Por el cristal de la ventanilla lo observa extraer un libro para después ponerse a leer. Pero de repente, levanta la cabeza y la mira en un gesto intuitivo. Las miradas se cruzan, aunque el momento dura apenas unos segundos porque Lena aparta la mirada tratando de huir del descaro.

Para entonces Scorpions canta su Wind of change, y el tren sale del túnel para tomar su recorrido costero. Ella se acomoda en el asiento, y sin pretenderlo levanta de nuevo la mirada. Él hace lo mismo, y se cruzan por segunda vez.
A su derecha, la playa desprende un tono eléctrico, y a pesar del mal tiempo, hay gente en los chiringuitos y jugando a las palas en la arena. Lena se pone en pie ignorando al chico de gafas de pasta, y tras avanzar unos pasos, se coloca ante la puerta. Apaga el iPod y se quita los cascos, y cuando las puertas se abren sale del vagón con su paso rápido. Baja las escaleras, cruza el túnel subterráneo y sube en las escaleras mecánicas. Todo se produce desde el más profundo de los instinto. Entonces, las escaleras se detienen a mitad de camino. Lena piensa que se han debido de estropear. Tras ella, escucha una voz masculina. ¿Te había pasado alguna vez? Al volverse, se encuentra con el chico del tren. El de gafas de pasta. Sonríe de nuevo al desconocido, y le dice: ¿qué?
Empiezan a subir a pie, el chico se coloca a su lado y prosigue: siempre he encontrado las escaleras estropeadas, o se han parado después de subir, pero nunca mientras. Le da la razón, le dice que a ella tampoco le había pasado nunca.

Comentan un par de banalidades y salen de la estación, que está al aire libre. En la calle le hubiera gustado tener más chispa, y ser capaz de crear temas de conversación de la nada, hay gente que puede, ella no. Se llama tener morro. Se separan y Lena echa a andar hacia los bares del paseo marítimo. Un señor con un bigote pelirrojo y descuidado habla solo sobre lo falsa que es la gente. Ella lo ignora, y se vuelve con sutileza con el propósito de encontrar al chico del tren, pero no hay rastro. El hombre del bigote dice algo referente a un mechero, y durante un segundo duda si hablaba con ella. Ante la mirada insistente del hombre, Lena piensa que sí, y por intuición responde: no fumo.


Al final de la calle sus amigas la esperan en la terraza de un bar.

29 comentarios:

  1. Muchas veces he pensado la cantidad de historias que cada día se cruzan con nosotros,... la de Lena es una más,... y tiene el final por escribir,... como tantas otras. Estupenda entrada María!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto, la de cantidad de personas con las que nos cruzamos que podrían aportar a nuestras vidas! Un besito, me alegro de que te guste :)

      Eliminar
  2. Hola Maria, ese ACDC sonando cuando los encontrados se van desencontrando...magia¡¡¡
    Gracias, buena noche, besos suculentos..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario! Un beso!!

      Eliminar
  3. Jo, desde luego podrían haberse encontrado esta mañana, porque con la huelga hemos ido en el metro como sardinas y hubieran podido intimar un poquito más, je,je,je... Estupendo relato ambientado en el tren ese paréntesis que separa nuestras realidades cotidianas, casa, trabajo, centro de estudio. Quién no se ha quedado prendado por un desconocido o desconocida, imaginando, preguntándose si esa es la Persona que podría robarnos el corazón, nuestra media naranja que las circunstancias no llegaron a darse para conocerla. Un abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja uffff entre que ayer salí tarde y la huelga, llegué a casa a las 21:30 😱
      Un besito!!! Feliz martes :)

      Eliminar
  4. Me han encantado la historia...y su banda sonora :)
    Un besazo!

    ResponderEliminar
  5. Muy buena historia. Además de canciones super acertadas!

    Un besazo guapïsima!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un besote guapa!! Me alegro de que te guste :)

      Eliminar
  6. ¡¡¡Me has robado el IPOD!!!!
    Jajaja, es que has nombrado tres de mis ñoñezes preferidas.
    Me ha encantado la historia, los amores de autobús me encantan, y tus descripciones son muy buenas, escribes genial.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja qué bueno!!! Tenemos gustos musicales parecidos!! Un besito y feliz martes!! :))

      Eliminar
  7. Hola María, amores inconclusos, oportunidades que volaron y futuro por escribir. Al final se trata de coincidir en el momento exacto y en la hora exacta y vaya si sucede. Bueno y prontito a la playa, que esa si que es una historia. Un beso María, gran relato.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que ganas de que poder ir a la playa! Muchas gracias por tu comentario Miguel!! In besito :)

      Eliminar
  8. Ja ja ja... bueno bueno bueno, llamarle noñas a la música de U2 y Scorpions aunque sean baladas como el "Whit or Whitout"... ¡no sé que pensar!!!!!!!


    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja bueno, son baladas, todos hemos sentido esa necesidad de escuchar canciones de amor. Un besote!! :))

      Eliminar
  9. Yo también debo de tener el día "ñoño", porque lo cierto es que me hubiera encantado que Lena y el chico de gafas se hubieran ido juntos a pasear o a tomar una cerveza. Tu relato es mucho más realista en su desenlace, pero quién sabe, ¿no? Hay muchos días de verano y muchos trenes... :)

    Estupendo, como siempre, María. Escribes historias que hipnotizan, leerte es puro disfrute. ¡Gracias!

    Un beso y feliz martes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nunca se sabe cuándo aparece el amor ni dónde, pero pienso que el transporte público está lleno de historiad como esta, que pudieron ser y no fueron, o simplemente se quedaron en una anécdota para alegrarte el día. Un besito Julia!! Que tengas feliz miércoles y muchas gracias por tu comentario :))

      Eliminar
  10. Genial relato María. Al compás de las canciones dos desconocidos se encuentran y surge la magia. Pero al final cada uno sigue su camino. ¿Habrán dejado pasar una oportunidad de encontrar el amor? Nunca se sabe, pero esa pequeña ilusión del día nadie se la va a quitar. Tus letras desprenden algo especial.
    Me ha gustado mucho ;)
    ¡Un besazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias guapísima!! Me alegro de que te guste, siempre eres muy amable con tus comentarios!! Un besote y feliz miércoles!! :))

      Eliminar
  11. Es una pena que esos dos siguieran una amistad, quien sabe si otro día ese encuentro se haga realidad. Cuantas historias guardamos en la mente si sacarlas a la luz. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto, nunca se sabe qué puede suceder ni dónde, está claro el mundo está lleno de historias cruzadas :)) un besazo!!

      Eliminar
  12. Bonita historia inacabada, como la vida misma, creo que a todos nos ha pasado alguna vez... un par de miradas, unas cuantas palabras y... ¡si te he visto no me acuerdo! Pero el estómago nos dice que igual podría haber llegado a algo más. Una buena manera de dar la bienvenida al verano. ¡Enhorabuena y feliz semana!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Opino como tú, creo que todos hemos experimentado alguna vez una situación parecida. También creo que el destino se encarga de ubicar las cosas, por decirlo de alguna manera :) me alegro mucho de que te guste!! Un besito

      Eliminar
  13. Pero... cuántos que escuchamos los mismos temas!!! Una historia de esas que te quedan rondando en la mente y te hacen que prestes más atención a los viajes en tren y subte.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yaaa jajaja he elegido clásicos de los 80 y 90. Me alegro de que te guste la historia!! Un besito y gracias por pasarte por aquí y leerme :)

      Eliminar
  14. !Estupenda historia!
    Me a encantado ese encuentro tan casual, de estremecedores instantes y además escuchando esa canciones que hacen vibrar el alma. Muy buena la ambientación, nos dejas en suspenso y con la pregunta si tendrá continuación.
    Abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja me alegro de que te haya gustado :) un besoteeee

      Eliminar
  15. Corazón lleno de alegría cortando esto a este foro. Estaba tan destrozado que mi empresa me despidió simplemente porque no me obligó a sus términos, por lo que hackeado en mi sistema y teléfono y hace que sea tan difícil de conseguir cualquier otro trabajo, hice todo lo que pude, pero las cosas empeoraron cada vez más por el Día que no podía pagar mis 3 niños honorarios y pagar mis facturas. Yo debo a tantas personas tratando de pedir prestado dinero para sobrevivir porque mi antigua empresa no podía permitirme conseguir otro trabajo y que hicieron todo lo posible para destruir mi vida sólo por declinar estar entre sus malas acciones. No he renunciado seguí buscando trabajo en línea cuando me encontré con el testimonio de una señora llamada Judith sobre cómo ella consiguió la tarjeta de cajero automático en blanco. Debido a mi estado actual, tuve que ponerse en contacto con Hacker llamado Bernard Lucas. Correo electrónico: bernardlucasworld88@hotmail.com y él me dijo que los procedimientos y junto con los términos que he accedido a cumplir y me dijeron que la tarjeta en blanco será entregar a mí sin más demora y me aferro a sus palabras ya mi Mayor sorpresa, recibí una tarjeta de cajero automático por valor de $ 5000 Retiro diario durante 12 meses. I inmediatamente lo confirmó, es 100% real y el trabajo. Todo Gracias a Bernard Lucas, si usted está enfrentando cualquier problema financiero, póngase en contacto con él lo antes posible. Correo electrónico: bernardlucasworld88@hotmail.com

    ResponderEliminar