martes, 14 de marzo de 2017

Adictos para siempre

Pocas sensaciones calaban en Rachel como la de graduarse siendo la primera de su promoción. Acabó la carrera con una media sobresaliente, pero eso ya se lo imaginaba ella, porque su esfuerzo había sido sobrehumano desde el primer semestre.
Aquel verano Mike, su novio de toda la vida, le propuso hacer un viaje. Quizás podrían ir a España, alquilar un coche y visitar los pueblos costeros del mediterráneo. Tal vez podrían llegar a Francia. Decían que la Costa Azul era de lo más maravilloso que existía. Al principio Rachel se ilusionó como una niña. Sí, sí. La playa mediterránea es una buena idea. Sangría y sol, y noches interminables. Pero pasados unos días esa ilusión se fue desvaneciendo en secreto, como las velas olvidadas en una esquina. Sería mejor empezar una prácticas, iniciar una experiencia laboral que la dotase de prestigio siendo todavía joven. Cuando sus amigos graduados se iniciasen en el mercado laboral ella ya tendría parte de su camino hecho. Y eso era una ventaja enorme. Así que habló con Mike. Prefiero empezar a trabajar, ahorrar dinero, así podremos vivir juntos, y el año que viene hacer un viaje mejor. Ya sé, iremos a Disney World, y me haré una foto con Rapunzel.
De acuerdo, dijo Mike. Y aunque Rachel tenía más de veinte años y un carácter disciplinado, le gustaba su afán Disney. Un poco de ingenuidad en su carácter estricto no iba mal. Al fin y al cabo, se parecía un poco a Rapunzel. Mike la observó como quien sopesa un plato de comida precocinada en el súper. Rachel tenía una bonita melena rubia, muy bien cuidada, era menuda y agraciada, y solía vestir con tonos violeta. Era una chica de color pastel. Podría aparecer en la portada de esas novelas románticas para adolescentes. No las de vampiros, las otras sobre amores juveniles.
En fin, Rachel se tomó en serio sus prácticas. En la oficina la valoraron como la ejecutiva agresiva que sería. No os dejéis engañar por su edad joven y su aspecto virginal, empezaron a comentar sus compañeros, es una experta financiera con mucho carácter.
Aunque el sueldo de Rachel no era gran cosa (los becarios no pueden presumir de sueldo), pudo irse a vivir con Mike, ya que él sí tenía un trabajo estable desde hacía tiempo. No era un piso muy grande, ni la idea que Rachel poseía sobre un nido de amor, pero era céntrico y barato.
El año pasó rápido, como las páginas de una novela mal escrita, y con la llegada del verano Mike empezó a planear de nuevo las vacaciones. Quizás no cobramos tanto para ir a Disney World, comentó a Rachel.
No importa, dijo ella, soy becaria, así que tampoco tengo días de vacaciones.
A principios de otoño Rachel se sintió segura para dar el gran salto, así que decidió abandonar su contrato basura y buscar otro con un sueldo decente. Estudió el mercado, las empresas, la solvencia y la reputación de las compañías, y su lucha acérrima le permitió incorporarse en la mejor multinacional. O al menos, la que ella consideraba la mejor. Las oficinas estaban situadas en el centro de la ciudad, en el interior de uno de los edificios más altos. Era una torre acristalada que se elevaba vertical y que en los días de lluvia parecía tocar las nubes grises, sucias, como algodón usado.
El sector financiero era lo que se decía del mundo, un pañuelo, y había oído cosas horribles de Herta Hamilton, la ejecutiva que sería su jefa. Pero Rachel no era mujer alarmista, sólo debía cumplir con sus obligaciones y la cosa iría sobre ruedas. Sería la mejor trabajadora, y así tendría un sueldo más que desahogado, y con eso, se compraría un piso bonito, envidiable, y viajaría a Disney World el siguiente año. Se haría una foto con Rapunzel.
El primer día de trabajo conoció a Emily, una chica a punto de formar una familia que le informó sobre el ambiente asfixiante que se respiraba en las oficinas. Herta era una tirana en toda regla. Ante las quejas de Emily, Rachel pensó: eres un cáncer para la empresa, una negativa, no sabes cumplir con tus obligaciones. Así que mientras Rachel lanzaba dardos imaginarios a Emiliy, ésta halagaba su larga melena rubia, que ya le llegaba casi por la cintura.
A los pocos días Rachel conoció a la famosa Herta Hamilton. La había seguido de cerca en Twitter, en Instagram y, cómo no, en la prensa. Pero una cosa era la imagen plasmada en el papel, y otra muy diferente la real. Herta también era rubia, pero diferente a ella. Su jefa era un cuerpo creado a base de bisturí y sesiones de rayos uva. Apareció en la oficina con gafas de sol y joyas enormes, taconeando por los pasillos como una estrella de Hollywood que huye de la prensa. Rachel quedó impresionada. Quizás se parecía más a una participante de Famosas de Bervely Hills. Rachel dedicó un momento a buscar los detalles que se le habían escapado cuando la seguía en las redes sociales. Herta hablaba de una manera peculiar, era como si estuviera borracha. Enseguida desechó la idea. Era Herta Hamilton, la mujer poderosa. Tardó tres horas en descubrir que no era embriaguez sino botox lo que la hacía perder el tono.
Rachel se comparó con ella. El suyo, era un aspecto virginal. Su melena proyectaba una ingenuidad que detestaba. Quizás debería erradicar su vestuario lila y rosa. Tenía veinticuatro años, por favor, era hora de acabar con esa imagen aniñada. Decidió que esa misma tarde iría a la peluquería, y en cuanto cobrase la primera nómina haría un cambio de armario. Adiós colores pastel, vestiría como una mujer.
Sin embargo, no pudo hacer ni una cosa ni la otra. La bombardearon a trabajo. Informes, reuniones, presentaciones...curvas cash flow, bonos a diez años, acciones, Leasing, Forward, depósitos, deuda vencida, deuda relacionada, deuda impagada, más deudas, más bonos. A principio, la sobrecarga de información la dejó como Alicia después de ver la sonrisa del Gato de Cheshire, alucinada y confusa. Pero no era de las que perdían el norte con facilidad, así que pronto se recuperó. Se forjó una imagen de una Herta joven y con ambiciones. Seguro que empezó como ella, desde lo más bajo. ¿Se habría quejado? Pues claro que no. Y pensando en Herta, se dio cuenta de que la admiraba en algunos aspectos, pero otros...ñññeeee. Esa imagen de diva alto estanding no era seria ni formal. Y tomó una decisión, se convertiría en una versión de Herta Hamilton mejorada. Una Herta Hamilton 2.0. O algo por el estilo.


Las horas extras llegaron como un acuerdo tácito. Se las imponían como parte de su responsabilidad, pero ella tampoco se quejaba. Era la primera en llegar a la oficina y la última en marcharse a casa. Los fines de semana enviaba y respondía mails, y los domingos avanzaba presentaciones. Todos los jefes estaban encantados con su proactividad y su esfuerzo. Sin embargo, Mike no opinaba lo mismo. Las broncas se volvieron cotidianas, y la distancia entre ellos crecía como el moho en la madera húmeda. La relación acabó con un portazo de Mike en el pisito céntrico, y sus cosas vendidas en internet. Pero Rachel no podía evitar un cierto descanso. Mejor así, sin Mike podría dedicar todo su tiempo a lo que realmente era importante. Ya encontraría otro mejor con quien ir Disney World y que le hiciera una foto con Rapunzel.
Rachel se enfrascó en su trabajo. No tenía tiempo para las relaciones sociales ni tampoco pretendía dedicar mucho esfuerzo a nada que no fuera prosperar en su empresa. Herta Hamilton reconocía sus aportaciones, y delegaba en ella más trabajo del que resultaba normal. Se reunían en el despacho y con esa voz quebrada por la inexpresión de las inyecciones, le mandaba una lista de tareas casi inhumana.
Un día Rachel conoció a Patrick. Era el responsable financiero de la sede alemana. Y por cierto, muy atractivo. Había venido por motivo de una conferencia. Ambos congeniaron, descubrieron una afinidad divertida y cenaron juntos. El segundo día también cenaron juntos, y además acabaron en la cama. A partir de ahí, la relación se volvió más estrecha. Un ligue de una semana, pensó Rachel, nadie tiene por qué enterarse.
Y efectivamente nadie se enteró del affair de los dos trabajadores. Eran expertos en discreción. Patrick tenía todo lo que Rachel admiraba en un hombre: posición, respeto, una carrera que había tocado las estrellas. Pero estaba casado. Una noche, entre las sábanas de colores que Rachel había comprado con Mike años atrás, Patrick le dijo: ¿Para qué quieres is a Disney World? Ya eres Rapunzel. Tienes el pelo tan largo que da miedo, y tu jefa te tiene encerrada en la torre.
Y Rachel se detuvo a pensar. Un poco molesta, llegó a una conclusión muy simple. Herta no la retenía, ella permanecía por propia voluntad.
Aprovechó una mañana tranquila para cortarse las puntas. Eligió la peluquería más cercana de su trabajo. La peluquera, al ver aquella melena destrozada, se alarmó. ¿Cuánto hace que no pisas una peluquería? Y Rachel, un poco avergonzada admitió: Tres años, quizás más, es que no he tenido tiempo. A lo que peluquera replicó: ¿En tres años no has tenido tiempo?
La peluquera intentó salvar lo que pudo de la larga melena, pero el estado era crítico. Cortó el pelo por encima de los hombros. Al principio Rachel sintió pánico pero pronto descubrió la comodidad. Mejor así, no tendría que preocuparse por banalidades.
Y un día ocurrió lo que la gente cuchicheaba. Herta Hamilton tuvo una crisis de ansiedad tan grande que acabó ingresada en una clínica de...de algo que nadie sabía muy bien. Y Rachel participó en los comentarios que se propagaban por la oficina. Pobre Herta, pobre, sí sí. Tan joven y sufriendo infartos.
Pero Rachel sólo era ingenua por fuera. Era la única que conocía los detalles de la agenda de Herta. Durante años se había deslomado en convertirse en su mano derecha. Debía aprovechar la situación.
Se las ingenió. Buscó responsables y se hizo dueña de los temas abiertos. Ante tanta proactividad, tardó tres meses en ser nombrada jefa de div¡sión. Le arreglaron un despacho, no tan grande como el de Herta, pero con buenas vistas de la ciudad. A esas alturas su pelo rubio había adquirido una tonalidad grisácea, sin vida. Llenó su armario de trajes negros y formales. Herta Hamilton 2.0. Nada de parecerse a las ricachonas de Bervely Hills.
Una semana después, una chica nueva se incorporó a la oficina. Tenía veintitrés años y acaba de graduarse con notas impecables. Rachel notó cómo la observaba mientras recorría el pasillo con el bolso colgado del brazo y el café descafeinado de máquina con leche de soja y azúcar moreno en la mano. Descubrió la admiración que ella misma había sentido por Herta años atrás. Y entonces fue consciente de lo ingeniosa que había sido para desbancar a Herta. Y al contemplar a la nueva pensó: esta no va a ser como yo, esta no ascenderá, a esta la echaré en un mes. Sólo por prevención.



18 comentarios:

  1. Enhorabuena María, presentas un excelente relato con una presentación, desarrollo y conclusión que demuestran un gran talento para la narrativa. La riqueza en tu vocabulario, más los toques de actualidad hacen de la chica pastel un texto divertido y delicioso en su lectura. Un gran saludo y adelante con este estupendo espacio literario.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Miguel, me alegro de que te haya gustado. Un besito y feliz sábado! :))

      Eliminar
  2. Está bien tener ambiciones laborales y querer prosperar, pero el trabajo no puede ser lo primero, incluso lo único, en la vida. Qué bueno tu relato, María, tiene muchos matices y toca varios temas actuales muy importantes. Creo que la protagonista haría muy bien en tomarse unos días sabáticos y meditar sobre quién iría a verla a ella al hospital si tuviera que internarse... Además, el trabajo puede perderse en un momento dado; el afecto y apoyo de los que te quieren de verdad, no.

    Un gran trabajo, guapa, ¡enhorabuena!

    Besitos de miércoles.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy de acuerdo contigo Julia, no sé quién iría a verla si tuvieran que ingresarla, pero desgraciadamente hay personas que no valoran las relaciones humanas y todo el trabajo les parece poco.
      Un besito y feliz sábado!! Muuaaa

      Eliminar
  3. Vaya evolución la de Rachel, no la esperaba pero me ha gustado porque hace que pensar. Sigo diciendo que da gusto leerte, es lo tuyo, escribir.
    Un besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias guapa! Me alegra de que te guste!
      Un besito!! :))

      Eliminar
  4. ¡Hola guapa!
    Excelente relato, me ha enganchado el realismo e incluso muchas personas que hemos trabajado en el mundo oficina, sabemos de sus entresijos y de esos niveles de competición, cuando alguien resalta más que el resto.
    Muy buena descripción de 'la selva' de la oficina y la evolución del personaje de Rachel.
    ¡besotes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tus comentarios! Sí sí, la ambición (en el sentido negativo de la palabra) de algunas personas perjudica a los que hay alrededor. Yo creo que también hay que vivir la vida y disfrutar de los pequeños detalles. Pero cada uno valora lo que siente, pero bueno, yo prefiero trabajar menos y disfrutar de una cena tranquila con la familia y amigos.
      Un besito guapa! Feliz sábado :))

      Eliminar
  5. ¡Genial María! Es curioso y triste en cierta medida ver como a medida que avanza el relato y la protagonista alcanza la madurez va perdiendo sus sueños e ilusiones por el camino..., y como va posponiendo las cosas que le hubiera gustado hacer. Lo expresas muy bien. Mientras esto ocurre, se va introduciendo cada vez más en el mundo gris y competente de las oficinas hasta el punto de verse reflejada en otro personaje.
    Perfecta la descripción y evolución del personaje. Enhorabuena María, ¡un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, es muy triste, pero hay gente así, muy adicta al trabajo que va posponiendo esas pequeñas ilusiones que nos da la vida.
      Un besito guapa y gracias por tu comentario :))

      Eliminar
  6. ¡Hola Guapísima! ^_^

    Un relato muy bueno, desde el principio me ha enganchado. El trabajo no puede serlo todo en la vida. pero la evolución de Rachel está muy bien explicada y desarrollada. ¡Genial!

    Un besote enorme!


    Mia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola guapa!! Yo pienso igual que tú!! Un besazo y que tengas buen finde!
      Muuaaa

      Eliminar
  7. A veces no somos capaces de reconocer en qué nos hemos convertido hasta que nos vemos reflejados en alguien. Impecable trayectoria la de Rachel hasta parecerse físicamente a la mujer gris y sin sentimientos que lleva dentro. Enhorabuena por el relato, María

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto Eva, yo creo que este tipo de personas no saben lo que se están perdiendo. Muchas gracias por leerme y comentar.
      Un besito :))

      Eliminar
  8. Que buen relato, me gusta como escribes^^
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, me alegro de que te guste
      Besitos :))

      Eliminar
  9. Hola, que buen relato Maria, la verdad lo he leido muy rapido, no me ha parecido pesas. Sin duda tienes dotes de escritora, me encantaría seguir leyendo lo que escribes, un saludo y nos leemooos :)

    ResponderEliminar
  10. Un círculo vicioso el que muestras en el relato. Me quedo con la reflexión que esconde, todos podemos convertirnos en lo que más odiamos siempre que se den las circunstancias adecuadas. Y muchas de las actitudes que criticamos podemos adoptarlas como propias conforme la vida nos va "educando" en la ley de la supervivencia social. Buen relato! Saludos!

    ResponderEliminar