martes, 2 de mayo de 2017

Di todo lo que sepas


Yo pensaba que las imágenes que salen en las películas, donde dos agentes de policía se sientan en el sofá de casa mientras clavan la mirada severa en todo tu ser y tu madre, a tu lado, te agarra fuerte la mano y te susurra di todo lo que sepas, era producto de Hollywood.
Sin embargo, allí estaba yo. Sentada en el sofá esponjoso de casa, con una taza de té en la mesita y mi madre cogiéndome la mano mientras repetía di todo lo que sepas.
¿Pero que voy a saber yo?
El teniente Harris (¿era teniente? No consigo recordarlo, culpa de los nervios) echaba un ojo a las paredes de casa. Sólo podía encontrar muebles clásicos y fotos familiares jugando a ser los más felices del mundo. Mi hermano vestido con su uniforme de rugby, mi hermana enseñando su sonrisa de animadora panoli, mi abuelo con su caballo trigo, y yo tumbada en una hamaca porque la verdad, no se me daba bien hacer mucho más. Sin embargo, el ¿teniente? Harris sucumbió al interés de mi vida familiar. El otro policía, el corpulento con bigote de Tom Selleck , creo que se llamaba Collins, no quitaba sus ojos saltones de mí.
Al principio, al verlos aparecer en la puerta de casa, pensé que alguien había muerto, pero enseguida me aclararon que Noah Wells había huido con 50.000 dolares. No especificaron a quién había robado, pero sí que se había fugado con la señorita Lawrence, la profe de ciencias. Pero... ¿qué tenía que ver yo con ese tema? Era una noticia bomba, siempre lo es cuando suceden estas cosas, sin embargo, tampoco esperaba que la policía llamara a la puerta de casa y se sentara en mi sofá.
-¿Y bien? - dijo Collins.
Tenía la piel arrugada y morena, aunque de un tono macilento que parecía más sucio que bronceado. Las cejas espesas se le juntaban en el puente de la nariz, y los botones de la camisa apretada luchaban por no salir disparados.
-Di todo lo que sepas.
Tomé aire antes de responder.


-La verdad es que no puedo explicar gran cosa de él, porque nunca intimó con ninguno de nosotros. Recuerdo que siempre llegaba a clase con diez minutos de antelación. Era muy metódico y solía planear las cosas. En la puerta de clase se colocaba a cinco pasos de distancia y allí esperaba sin hablar con nadie. Llevaba un maletín negro, que colocaba entre las piernas. Parecía que temiera que alguien se lo robara. Nunca trató de hacer amigos, e incluso, por la manera de esquivar a quien se le acercaba, pienso que nos rechazaba. Era de ese tipo de personas que no conversa si no te diriges a él expresamente, y cuando respondía, lo hacía con palabras que sonaban...no sé...raras, como si fuera un personaje del siglo pasado. O un robot. Usaba palabras muy poco naturales. La única vez que hablamos me dijo: “¿Es posible que tu cabello haya adquirido un tono más cobrizo?” Un compañero, al escucharnos, se mofó. “¡Se ha teñido el pelo, vamos!”.
Collins entrelazó lo dedos, pero su expresión severa no varió ni un ápice. Traté de ignorarlo, y proseguí.
-Cuando entrabamos en clase siempre se sentaba en la misma silla, en la esquina de la tercera fila, y repetía unos gestos sistemáticos que nos provocaban grima.
-¿Gestos?-se interesó Harris. Parece que la foto de mi hermana con el uniforme de animadora había dejado de ser su prioridad.
-Sí- dije-. Dejaba el maletín formando un ángulo de cuarenta y cinco grados con la pata de la mesa. Siempre eran cuarenta y cinco. Después, se pasaba la palma de la mano por el flequillo repeinado, bueno, no sé si está bien que lo diga, pero también grasiento, y arrugaba la nariz varias veces, como un conejo. Luego extraía del maletín una libreta diminuta que parecía bloc de notas, y cuando el profe iniciaba la clase comenzaba a escribir en ese papel enano. Mis compañeros bromeaban. Los escuchaba murmurar, reírse de él. Decían que parecía un periodista.
-¿Por qué hablas de él en pasado?-dijo Collins, y su pronunciación me dejó claro que era una pregunta trampa.
Esperé unos segundos, sin saber qué contestar. Hasta que al final, dije lo obvio.
-Porque se ha fugado, no lo volveremos a ver.

Y en mi respuesta, quedó implícita la poca fe que tenía en los policías que lo buscaban.

22 comentarios:

  1. Ese personaje tiene tema para una historia en que sea protagonista, me gusta en su rareza!
    Un besazo y buen comienzo de semana, guapa!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaj no iba a seguir con la historia pero por vuestros comentarios me estoy animando! Saldrá algo cómico y surrealista, pero quizás sea la tónica que la historia debe de tener.
      Un besote guapísima!!

      Eliminar
  2. Sí que era rarito el individuo ese, y tu protagonista muy observadora pues no se le escapó ni un detalle de su comportamiento tan extraño. Además también es muy intuitiva, aunque no pudiera evitar dejar claro la poca confianza en la profesionalidad de los policías con ese comentario final.
    Me ha gustado mucho, María, es un relato con un ritmo muy ágil y unas descripciones muy buenas.
    ¿Sabremos algo más del fugado o lo damos ya por perdido definitivamente?
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias!! Me alegro mucho de que te haya gustado. La verdad que ahora estoy por seguir la historia jaja que también hay una pareja de amantes por ahí fugados. Que tengas feliz día!! Un besote :))

      Eliminar
  3. JJJ qué buen final y qué buen relato, coincido tiene para más. Saludos de contarenbreve.blogspot.com.es

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias!! Ahora me paso! :))

      Eliminar
  4. Buen relato!! Es un personaje que resulta curioso. Un personaje...David Lynch en estado puro.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja muchas gracias Angel! Me alegro de que te guste! Un besito :))

      Eliminar
  5. Entretenido tu relato, muy bien elaborado con esa chispa de humor. Tu protagonista luce más astuta que los lentos detectives, que por cierto, hay muchos en la vida real. =0)
    Me encanta la lectura detectivesca, y me gustaria leer una continuacion.
    Saluditos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias! Me alegro de que te guste :)
      Un besito y gracias por leerme

      Eliminar
  6. Muy buen relato, qué buena ambientación, con esos personajes tan característicos y un ritmo perfecto. Y sobre todo me han encantado los diálogos; los clavas. Ya lo has redondeado con un final genial.
    Enhorabuena María, me ha gustado mucho.
    ¡Un besazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muhas gracias guapa! Me alegro de que te haya gustado. Un besito :)

      Eliminar
  7. ¡Yo me apunto a que sigas la historia! Además, me he reído tanto con lo de "animadora panoli", que quiero más salidas de esas en tus historias. ¡Es total! ^_^

    Un besazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja muchas gracias guapísima!! La verdad es que entre todos me estáis animando a seguirla 😊 Un besote!!

      Eliminar
  8. ¿Cómo nos haces esto, María? ¡Queremos saber mucho más! jajajaja.
    Ya te lo han dicho pero lo repetiré, el prota fugado es cautivador en su excentiricidad y quedan tantas cuestiones por resolver... Anda, no seas mala y danos más :))

    Genial, me ha encantado (aunque creo que eso ya había quedado claro, ¿no?) :P

    ¡Un beso grande!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja muchas gracias Julia!! Me alegro de que te guste y de que quieras una continuación! Un besazo bien fuerte!!

      Eliminar
  9. Hola, María. Desde luego el trasfondo de la historia puede, debe por favor!, desarrollarse más pero destaco la visibilidad del texto, a parte de los estupendos diálogos, el inicio es brutal y quiero resaltar esta parte: "Sólo podía encontrar muebles clásicos y fotos familiares jugando a ser los más felices del mundo. Mi hermano vestido con su uniforme de rugby, mi hermana enseñando su sonrisa de animadora panoli, mi abuelo con su caballo trigo, y yo tumbada en una hamaca porque la verdad, no se me daba bien hacer mucho más." ¿Se puede decir más acerca de ese personaje y de su relación con su familia? Es pura literatura, a través de esas fotos has mostrado todo lo que rodea al personaje. El lector se ha hecho una idea de todo, sin que lo expliques. Me parece un ejemplo soberbio de cómo se debe narrar. Enhorabuena!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uoo David!! Muchísimas gracias por tus palabras. Me alegro de que te haya gustado, y que tengas esa opinión en un completo halago.
      Un besazo!!! Feliz jueves :))

      Eliminar
  10. Hola, María. Acabo de descubrir y creo que escribes muy bien. Me gusta tu relato, tus metáforas originales, y ese final inteligente. A partir de ahí que cada imaginación vuele. Besos para tu relato y su autora.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias! Me alegro de que te guste. Un besito :)

      Eliminar
  11. Me he divertido mucho leyendo esta simpática historia, porque por muy dramática que sea la escena que nos propones, el sentido del humor explícito desde el principio nos obliga a tomárnoslo medio en broma. ¡Enhorabuena, María, parece una película serie B de sobremesa ;)! (Reconozco que son mi debilidad, me río tanto viéndolas...) Saludos y feliz fin de semana :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja mí también me gustan las pelis de sobremesa!! Muchas gracias por pasarte y comentar :))

      Eliminar